El presidente boliviano, Evo Morales, no quiso restarse del conflicto que marcó la semana política en Chile luego de que Mariana Aylwin acusara a Cuba de cerrarle el ingreso para participar de una ceremonia en nombre de su padre, y la isla respondiera que “una grave provocación internacional contra el Gobierno cubano fue gestada por un grupo ilegal anticubano que actúa contra el orden constitucional y que concita el repudio del pueblo, con el contubernio y financiamiento de políticos e instituciones extranjeras (…) entre los involucrados está la exministra y exparlamentaria, Mariana Aylwin, a quien se le impidió viajar a La Habana”.

“Mi admiración al pueblo cubano, por frenar la intromisión del imperio. Gracias por hacer respetar la dignidad del pueblo latinoamericano”, escribió el jefe de estado altiplánico en Twitter.

Asimismo, Morales valoró la carta emanada desde la embajada cubana en Santiago, en donde se leía que “el gobierno cubano, respetuoso de la memoria del expresidente Patricio Aylwin, de forma discreta y constructiva, realizó todas las gestiones a su alcance, para informar, disuadir y prevenir que se consumara la provocación, y lamenta profundamente su manipulación con fines políticos internos en Chile”.

Ayer, Aylwin dijo al noticiero televisivo “24 horas” que agradece la “pronta y firme reacción de la Presidenta Michelle Bachelet de rechazar el impedimento de viajar a recibir un premio (en honor a su padre, el ex presidente Patricio Aylwin) a Cuba”.

La respuesta de Cuba a acusación de Mariana Aylwin: “Es una grave provocación internacional contra el gobierno cubano” – The Clinic Online