Acaso la del periodista Felipe Bianchi sea la crítica más descarnada que recibió la humorista “Chiqui” Aguayo tras la rutina que presentó la noche del martes en el Festival de Viña. El ex CQC se quejó de los garabatos, de que no todos hablan así, como justificó la comediante.

“Así como antes era fácil reírse del curado, de los homosexuales, también es risa fácil, risa poco inteligente, si dijo ‘peo, poto, teta’, usted va a esbozar un a sonrisa (…) A mí me parece que el show de ella fue malo, así de simple. Pero transformar eso en una defensa corporativa y decir ‘ay, las mujeres, se volvieron locos porque dijeron garabatos’, no. El tema es que el show fue malo”, arremetió.

Respecto del argumento de Aguayo de que tanto en el barrio alto como en el barrio bajo se usan a mansalva las chuchadas, expuso que “en mi casa ni mi papá, ni mi mamá, ni mi abuela ni mi abuelo se agarran a chuchadas. Y en muchas casas de Chile tampoco. A mí no me gusta cuando se dice que ‘todos los chilenos somos así’. No todos los chilenos son como tú, Chiqui Aguayo. Así como tú te ríes de la Francisca Silva o Carolina de Moras porque son rubias, altas, elegantes y cuicas y eso te produce humor, hay gente a la que tú le extrañas también porque no eres el común de la gente con la que uno se rodea”.

Para cerrar, reiteró que “no todos los chilenos son como Chiqui Aguayo. No todos son así, no todos son ordinarios, no todos hablan así, no todos son morenos. Los chilenos somos muy variados”.