Sebastián Piñera salió al paso de las nuevas denuncias que lo vinculan con inversiones en Minera Dominga en momentos en que hizo gestiones para que la central Barrancones no se construyera en la Región de Coquimbo.

El ex mandatario acusó una campaña en su contra por parte del Partido Comunista y la Nueva Mayoría debido a su liderazgo en las encuestas ante una eventual campaña presidencial.

“El PC ha través de algunos de sus diputados, y también con la participación de algunos personeros de la Nueva Mayoría está desarrollando una canallesca y sistemática campaña sucia”.

En este sentido Piñera preció que el diputado Hugo Gutiérrez “ha abusado del Poder Judicial para conseguir sus objetivos políticos. Ha presentado mas de 15 querellas para atacar a sus adversarios políticos”.

En su defensa ante los medios, Piñera lanzó un torpedo al asegurar que “comprendo la desesperación de algunos sectores de la Nueva Mayoría, pues no conocen la palabra trabajo. Han vivido de las prebendas del Estado, pero nada de ello justifica esta canallesca y sistemática campaña sucia y de desinformación” en su contra.

Según el ex mandatario las últimas denuncias en su contra “buscan ocultar el gravísimo daño que el gobierno de la Nueva Mayoría ha provocado al alma de Chile y al futuro de los chilenos”.

Luego el también empresario citó al fiscal Guerra, argumentando que “en la querella no viene ningún testimonio concreto que de cuenta de lo que se denuncia”.

Respecto a las inversiones mineras aparecidas hoy en un reportaje de Radio Bío Bío, Piñera dijo que “Efectivamente una empresa ligada a mi familia, de cuya administración no participo ni nunca he participado, desarrolló un proyecto de exploración minera”.

A continuación sostuvo que “al poco tiempo y luego de un hallazgo importante de mineral, esa inversión fue íntegramente vendida antes de que se realizara alguna gestión administrativa ante el Estado”.

En este sentido explicó que “para desvirtuar torcidas insinuaciones, salvo de conincidir geográficamente, no tiene nada que ver con el proyecto Barrancones, la postergación de ese proyecto ocurrida el año 2010, solo habría perjudicado el desarrollo de este proyecto minero”.

Finalmente Piñera pidió que no usen a su familia para “atacar mi carrera política, aunque si lo hacen estaré en la primera linea de defensa”.

“Estas campañas falsas y canallescas deben terminar para restaurar la decencia en el debate público” manifestó el ex jefe de Estado, añadiendo que “puedo asegurar que ni en Exalmar ni en la inversión minera, no hay asomo de conducta ilegal o ilegítima”.