Total revuelo ha causado a nivel nacional la historia de la casa embrujada en el sector de Alerce, en Puerto Montt, lugar en el que testigos han visto objetos levitando y volando de rincón en rincón del domicilio.

Pues bien, este martes La Cuarta recoge el testimonio de los habitantes de la morada, quienes relataron los sucesos paranormales que han tenido que presenciar, todo esto luego de que el pasado 8 de febrero Diego Almonacid (17) encontrara una bolsa con caca colgada en la reja de la casa.

La abuela del joven, María Urra, soltó que “primero fueron vasos que se caían de la nada, loza, todo se quebraba. La única explicación es que alguien me quiso hacer daño. Me tiró un mal. Le hicieron algo a mi casa”.

En ese sentido, Diego relató que “se quemó el entretecho, se quebró una ventana, tiraban cuchillos, botellas, ollas, manteles, sillas, todos los muebles”.

Por esta razón, y producto de la desesperación, la familia optó por acudir a un grupo de pastores y sacerdotes para que sacaran a algún posible espíritu del hogar.

Al respecto, Diego contó que “cuando venían los curas quedaba más la embarrada, les tiraban platos y leña. Una Biblia apareció quemada y mojada, y un cura no fue más porque le dio miedo”.

Por su parte, María Urra agregó que “ya no dormimos, amanecimos haciendo guardia para que la casa no se queme porque los focos de incendio aparecen en cualquier parte”.

En tanto, la hija del matrimonio, Vanessa Inzunza aseguró que “una noche mi papá estaba orando y le cayó un mueble encima, también una amiga de la familia puso ajo y bañó a mi mamá con ruda y ahí se empezaron a quemar las cosas”.

A renglón seguido, Diego juró que ha escuchado una voz femenina diciendo “¡No me quiero ir!”.

El alcalde de la ciudad, Gervoy Paredes, avisó que a la familia afectada “le vamos a facilitar cámaras para captar lo que sucede, porque está claro que no es normal, hay muchos testigos”.

“También velaremos por el lado social para apoyar a la familia en cuanto a una posible permuta de su hogar porque sicológicamente están complicados”, cerró.