La sociedad nicaragüense está conmocionada. Una mujer, identificada como Vilma Trujillo García, acaba de morir luego de que una secta religiosa la arrojara a la hoguera pasa sacarle el demonio del cuerpo.

Según recoge El País, el hecho aconteció en la comunidad El Cortezal, en el municipio de Rosita, un lugar ubicado en el Caribe del país centroamericano.

Ya hay cinco detenidos por el macabro episodio, entre éstos, dos mujeres y el pastor evangélico de la Asamblea de Dios, Juan Gregorio Rocha.

“Dios dijo que iba a sacar ese espíritu malo de ella y que hiciéramos un fueguito, porque iba a ser expulsado el demonio”, declaró al ser arrestado.

En su testimonio antes los medio, Rocha dijo que cuando la joven cayó en la hoguera “cuando el Espíritu Santo salió de su cuerpo”. También habló de un proceso de sanación y de que la mujer estaba endemoniada.

En la descripción de los hechos, se dice que Vilma fue desnudada, atada de manos y lanzada al fuego, para luego ser arrojada por un barranco. Ahí estuvo nueve horas hasta que fue hallada por un familiar. La madrugada del martes murió en un hospital de Managua.

En su testimonio a los medios nicaragüenses, Reynaldo Peralta, esposo de la joven dijo que ella sufrió “problemas de salud y desmayos”, razón por la que buscaron ayuda entre los evangélicos.

La llamada Asamblea de Dios se encuentra presente en distintos países del mundo desde que fue fundada en 1914 en Hot Springs, Arkansas, Estados Unidos.

En Nicaragua, el presidente de la congregación, pastor Rafael Aristas, aseveró que Gregorio Rocha no está registrado como pastor dentro de esa iglesia, aunque sí confirmó que es evangélico.