En el marco de la investigación por el millonario patrimonio que ostenta el ex Jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, los últimos informes de la PDI revelan que la riqueza no se condice con los ingresos formales que obtuvo el uniformado en retiro.

“Los ingresos formales de Fuente-Alba entre 2008 y 2015, que alcanzan $411.537.562, no guardan relación con el incremento patrimonial suyo y menos con el matrimonio porque su cónyuge no registra ingresos formales que permitan aportar a la sociedad conyugal”, dicen los documentos, cita El Mercurio.

Del mismo modo, se indica que Fuente-Alba “no registra actividad económica alguna distinta a la del Ejército, ni participación en sociedad ni un giro comercial relacionado con el rubro inmobiliario, tampoco puede justificar los flujos reflejados en sus cuentas con los ingresos por remuneraciones, arriendos, propiedades o con diferencias obtenidas por compra y venta de propiedades, ya que aún contando con estos flujos no alcanza a cubrir la cantidad de inversiones y gasto-costos de vida asociados”.

Los informes de la Brigada de Delitos Funcionarios (Bridef) también señalan sobre la cónyuge de Fuente-Alba, Anita Pinochet, que “no tiene cómo justificar la adquisición de activos ni el pago de tarjetas, por cuanto no registra ingresos ni participación en sociedades. Figura como accionista de una empresa General Electric de Chile S.A., de la cual obtuvo dividendos, solo el 2014 y 2015, que totalizan $2.329.114 y emitió boletas de honorarios entre 2010 y 2011, cuyo valor bruto es $602.140”.

Explica El Mercurio que las conclusiones de la PDI están basadas en los informes realizados por Cybertrust, empresa contratada por el propi Fuente-Alba para aportar en la causa.

Otro dato que aportan los informes es que durante los años 2012, 2014 y 2015, el patrimonio de Fuente-Alba y su señora experimenta “las mayores variaciones de incremento, cuyas cifras corresponden a $706.981.772, $717.152.928 y $1.003.419.318, respectivamente”.

Asimismo, se dice que los ingresos del exmilitar “generan un delta que no alcanza a ser cubierto totalmente, por cual su incremento cuantitativo del patrimonio tampoco se condice con su actividad, sumado además con sus pasivos declarados y señalados en sus declaraciones patrimoniales y en el informe presentado por su defensa no alcanzan al margen acordado a sus activos”.

 

De parte de la defensa, se dice que están tranquilos, pues las platas están justificadas. “A cada uno de los informes hemos ido presentando la documentación que acredita perfectamente el patrimonio del señor Fuente-Alba. Tenemos la plena tranquilidad y hemos ido acompañando todo lo que se nos ha pedido y han ido acreditándose todas las cosas que se nos han dicho, así que toda la tranquilidad y, como te digo, nosotros hemos cooperado en todo y hemos ido desacreditando cada uno de los cargos”, afirmó la abogada Joanna Heskia.