Miles de personas marcharon hoy por las calles céntricas de Santiago para reivindicar los derechos de la mujer y acabar con la violencia, que durante este año ha terminado con la vida de al menos once de ellas en manos de sus parejas.

Las manifestación se replicó en varias de las principales ciudades del país, con consignas como “No me digas feliz día. Levántate y lucha Conmigo”, “Por un Chile donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, “Vivas y libres nos queremos”, “Ni una Menos”.

En algunas calles, las mujeres permanecían tiradas en el piso, y una línea blanca destacaba su entorno en el cemento, tal como lo hace la policía para marcar el lugar donde murió una persona.

En Santiago desfilaron unas 90 mil personas, según la Corporación por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles), que pasaron frente a la Moneda, sede del Ejecutivo, donde en el frontis sur del palacio de Gobierno se podía leer: “Chile, 8 de marzo todos los días”, cita que estaba enmarcada con unas luces de color violeta.

La jornada se enmarcó principalmente en la demanda por una ley de emergencia que prevenga los feminicidios, que solo este año ya cuenta con once casos en Chile, según la Agrupación Miles.

“Sólo este año ya van 11 femicidios, es decir asesinatos oportunistas de la vulnerabilidad o desigualdad que afecta a las personas sólo por su sexo”, explicó a los periodistas la directora de Miles, Claudia Dides.

Dijo que “lo mismo ocurre en el caso de los abortos, que deben ser clandestinos porque el Estado aún no asume esta realidad. Del total de personas imputadas por aborto, el 86% son mujeres y sólo el 14% hombres, recayendo una injusta pena y responsabilidad en quienes más sufren”, aseveró.

Añadió que “del total de embarazos en la población joven, el 38,1 % ocurre en sectores socioeconómicos bajos; el 30,2 % en el medio y el 8,1 % en el alto, lo cual refleja una desigualdad estructural, que afecta principalmente a las mujeres más pobres”.

El Día Internacional de la Mujer, arrancó con una manifestación pacífica frente a La Moneda, sede del Ejecutivo.

Las agrupaciones feministas exigieron hoy al gobierno de Chile “su derecho a decidir sobre sus cuerpos”, tras el peligro que corre la aprobación de una ley que despenaliza el aborto en el país suramericano.

“Nos creen incapaces para gobernar nuestro primer espacio en el mundo, nuestro propio cuerpo”, denunció la Red Chilena contra la violencia hacia las Mujeres en un comunicado difundido este miércoles.

Por su parte, Helena Dettoni, vocera del movimiento feminista “Ni Una Menos”, manifestó que las mujeres “tenemos el derecho de decidir cuando queremos o no ser madres”.

Las mujeres que marcharon exigieron también igualdad salarial con los hombres y las mismas posibilidades de acceder a un trabajo, especialmente en los puestos directivos donde predominan los hombres.

Temprano, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó que el país está logrando reducir las brechas de género y el machismo, y puso como ejemplo el proyecto de ley impulsado por el Ejecutivo para despenalizar el aborto en tres causales.

“Aunque sabemos que el camino de la equidad es largo y dificultoso, porque el machismo está muy arraigado en nuestra sociedad, también sabemos que estamos apurando el tranco y que hemos hecho avances importantes”, dijo Bachelet en un vídeo colgado en su cuenta de Twitter con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Entre los avances, la mandataria destacó el proyecto de ley que se está tramitando en el Congreso para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo en caso de inviabilidad fetal, peligro de vida para la mujer y embarazo por violación.

Las marchas se sucedieron también en las ciudades de Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó, La Serena, Valparaíso, San Antonio, Talca, Linares, Chillán, Concepción, Temuco, Valdivia, Puerto Varas, Puerto Montt, y Punta Arenas, entre otras.