“Reciclador y la conchetumadre” es parte de los alegatos más suaves que recibieron unos policías peruanos que “confiscaron” una caja con papel picado que juntaban unos niños durante un partido de fútbol de ese país.