El comisario Gonzalo Ulloa, del Instituto de Criminología de la PDI, comparó al fallecido Antares de la Luz -líder de la secta de Colliguay-, con el autodenominado economista Rafael Garay, quien enfrentará a la justicia por posibles estafas a personas que le depositaron todo su dinero, creyendo que se invertirían de buena manera para recibir atractivos intereses.

Según consigna La Tercera, el oficial manifestó sobre Ramón Castillo, que “este tipo tenía un ‘encanto superficial’ bastante significativo, además de locuacidad y convicción de lo que decía. Eso, combinado con la vulnerabilidad de las víctimas, le facilitó las cosas”.

Añadió que su discurso “los apartó de la realidad y crearon este círculo vicioso que terminó siendo bien hermético, que va involucrándolos más y transgrediendo sus derechos económicos, sexuales y de libertad”.

El profesional recalcó que pese a que Antares tenía rasgos psicopáticos, sabía perfectamente lo que estaba haciendo: “De hecho, la manipulación que ejercía sobre sus adeptos es de una prolijidad y lucidez que sería imposible entender desde un delirio. Y lo que es decidor, y da cuenta de su conciencia, es cuando arranca. Porque si hubiera creído que era Dios, no hubiese huido”.

En este punto destacó que “esta situación se da en otros casos donde hay una persona que de alguna manera influencia a otros y logra cosas que parecen poco probables. Como Rafael Garay, un líder de opinión, un tipo carismático que tenía un cuento que la gente le creía, y le depositaba millones de pesos sin siquiera haber un contrato de por medio”.

Ulloa aseguró también que “el caso de Antares iba por otro camino, pero podría haber una similitud, porque tenemos un tipo que logra influenciar al resto para beneficio personal; en el caso de Garay, económico, porque logró que le depositaran casi $ 1.800 millones en su cuenta”.