Tiempo atrás la periodista colombiana Alejandra Omaña dejó la actividad para dedicarse a su nueva pasión… el porno. Grabó un primer video en donde se masturbaba vestida de monja, y habló en extenso con Soho (donde escribía columnas) sobre la experiencia. “A la hora de grabar, sin embargo, se vieron jugosas. Y mi nariz, elegante, aunque en el colegio me decían que parecía la de Michael Jackson. Mis ojos lucieron expresivos, no grandes ni feos, como me repetían en secundaria. Mi lengua, sexy, mientras humedecía el consolador antes de pasarlo por mis pezones; en la universidad se burlaban de mi gran lengua, pero luego comprendí que es uno de los elementos que permiten que mis mamadas sean de primera categoría. Descubrí que mi belleza existe y que está en muchas partes de mi cuerpo que antes había repudiado”.

Posteriormente, Omaña lanzó una convocatoria por Twitter… “un joven virgen para dar vida a una segunda grabación”.

Luego de recibir una gran cantidad de propuestas, la iniciativa se hizo realidad y Omaña pudo concretar su segunda aventura en el mundo triple equis.

“Nunca imaginé que yo fuera el seleccionado”, dijo Manuel Pachón.

Acá el making off de la grabación que la mujer comparte íntegra en su cuenta de Twitter.