Valentía y ánimo ante los obstáculos caracterizan al personaje del arqueólogo por excelencia, Indiana Jones, y en él se han convertido hoy los ocho jóvenes españoles que están poniendo cara a la superación del acoso escolar a través de una aventura por tierras peruanas.

Estos jóvenes “indiana jones contra el ‘bullying'” se han levantado a las 02:00 de la mañana para llegar a Chiclayo (al norte del país) desde Lima y poder conocer de la mano del arqueólogo peruano Walter Alva el descubrimiento que hizo hace ahora 30 años: las tumba del señor de Sipán.

Vestidos con pantalones de bolsillos beig y camisas del mismo tono, cual exploradores, Pilar, María, Laura, Oihane, Raúl, Mario, Ricardo y Danila han llegado a uno de los momentos cúlmines de su viaje -aún les espera Machu Picchu y la selva-, como es conocer el descubrimiento de la tumba del Señor de Spán, un hallazgo comparable al de la tumba de Tutankamón en Egipto.

“Tres policías armados y yo con una escopeta de mi abuelo, de la marca española Colibrí, tuvimos que hacer frente con disparos al aire a 50 saqueadores de tumbas que no veían la relevancia cultural del hallazgo, sino que solo olían el oro”, les ha relatado Alva a los miembros de “AventuraC95StopBullying”.

Apodado precisamente el “Indiana Jones peruano”, Alva sigue dedicando su vida, también ahora sus dos hijos mayores, a la arqueología y a salvaguardar este tesoro del siglo III, que guarda un museo en Chiclayo desde hace ahora 15 años.

“Tuve muchos sentimientos y también mucha responsabilidad” al descubrir las tumbas reales de Sipán, de la cultura mochica, pero “aún queda mucho por investigar y descubrir en esta zona”, ha asegurado Alva a Efe.

También cual periodistas, los ocho jóvenes que están animando a decir no al acoso, han parado de preguntar al arqueólogo: ¿cuántos meses se tardó en excavar esta tumba y cuantas piezas se encontraron? (“ocho meses y 600 piezas”); ¿era la primera vez que salvaba una tumba de los saqueadores? (sí, la primera tumba no profanada que abríamos de esta relevancia”); ¿le afecta la fama? (“no, soy igual, no busco la fama”).

Cristina Cabrera, una de las arqueólogas del museo, ha animado a los chicos a seguir siendo tan valientes en su causa.

Les ha explicado que en Chiclayo, en la región de Lambayeque, antes se consideraba un insulto llamar “huaco” a una persona, y que los niños sentían que les llamaban “feos”.

Pero a través del museo se han cambiado los conceptos, pues ahora se sabe que un “huaco” era una persona de la realeza, vestida con oro.

“Así la autoestima de los niños huacos ha mejorado”, ha asegurado Cabrera a los jóvenes.

Pilar, María, Laura, Oihane (víctimas), al igual que Mario y Danila; junto con Ricardo (acosador arrepentido) y Raúl (intermediario entre compañeros porque desde joven vio sufrir a varios) han señalado que como en las aventuras del arqueólogo Jones, ellos han vivido “una película con momentos muy difíciles”.

“Pero al final de a película sales del calabozo”, comenta con una sonrisa Mario (17 años), a quien a los 9 años compañeros más mayores le acosaban en el patio al notarle “muy tímido”.

“En el acoso el protagonista de la película eres tú, el que sufre, pero los malos, los acosadores, son los que terminan mal”, añade Pilar (15 años), una joven rubia de ojos azules a quien sus compañeras le daban de lado.

Estos “indianas” contra el “bullying” están comprobando en Perú que no están solos en su causa, como ayer les dijo el presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski.

También se lo ha transmitido Vicky Añaños, una exitosa empresaria limeña, que ha relatado por primera vez en público -durante un encuentro con los chicos- que de niña se sintió “machacada” por el desprecio de una profesora y unas compañeras y tuvo que cambiar de escuela.

En la expedición ha estado estos primeros días Aída kayali, directora de la empresa C95 que patrocina el viaje y que no se ha querido perder “la intensidad de esta aventura desde dentro”; “esta experiencia debe ser una metáfora de la superación para los chicos”, ha enfatizado.

A los ocho valientes de esta expedición mañana les espera la ciudad de Cuzco.