El técnico de la selección Argentina, Edgardo Bauza, admitió que se encuentra realizando una dura pega con sus dirigidos: sacarles de la cabeza las dos finales consecutivas que perdieron frente a la Roja de todos.

En conversación con la página web de la FIFA, el DT señaló que la labor psicológica se da porque “debo sacar al equipo de las últimas dos finales que jugaron con Chile y no perdieron, sino que perdieron en penales”.

Agregó que “a la rivalidad con Chile, que siempre existió, tendremos que reducirla a este partido, que es importante y ante un rival directo”.

A renglón seguido, reflexionó que “sólo debemos pensar que si ganamos los pasamos”.

Sobre el partido, dijo que “no es una final, pero sí un partido determinante. Ellos son peligrosos de mitad de cancha hacia adelante, aprietan y saben jugar en corto”.

“Juan Antonio Pizzi es un gran amigo, con el que hace un tiempo que no hablo, pero no por nada en particular. En cualquier momento nos juntamos a tomar un café o a cenar”, cerró.