Después de meses de una inagotable teleserie, con un supuesto tumor cerebral a cuestas, esta mañana llegó a Chile desde Rumania el ingeniero comercial y experto en kudo, Rafael Garay, quien debe enfrentar a la justicia por presuntas estafas.

El ex candidato a senador por el PRO se mantuvo en Europa desde mediados del año pasado cuando supuestamente había acudido a París para tratarse en un clínica experta en oncología.

A través de una denuncia por presunta desgracia luego de que no volviera a Chile en septiembre, se cayó el velo de la trama urdida por el autodenominado economista, quien se radicó en Rumania para seguir a una enamorada.

Desde entonces, y por medio de una orden de captura internacional se dio con el paradero de Garay, se le detuvo, y se visó su extradición a Chile, asunto que se formalizó esta mañana.

En noviembre del año pasado, el fiscal José Morales, a cargo de las indagatorias, aclaró que Garay no posee la atenuante de “irreprochable conducta anterior”, por lo que, juzgado por los delitos de estafa reiterada y apropiación indebida, arriesgaría hasta 10 años de cárcel.

“Este delito, considerando que se trata de delitos reiterados -no es un solo delito continuado, sino que son muchos delitos cometidos contra diversas personas- tiene una sanción en nuestra legislación que va entre los cinco años y un día, 10 años de privación de libertad”.

Garay voló a Chile en un Air France proveniente París, nave que se posó en la losa de Pudahuel a eso de las 10 de la mañana.

Primero debe ser notificado de su detención y posteriormente será trasladado hasta el Centro de Justicia para su formalización.

La imputación de cargos sería la segunda, pues ya se hizo una en ausencia.

En desarrollo.