En un fallo de 291 páginas revelado esta tarde, el ministro de fuero Juan Muñoz Pardo rechazó la demanda civil presentada en contra del Arzobispado de Santiago por las víctimas de abusos por parte del sacerdote Fernando Karadima, en las que solicitaban una indemnización de 450 millones de pesos.

Las víctimas (James Hamilton, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz) reclamaban una “negligencia sistemática e ignorancia deliberada” de autoridades de la Iglesia Católica en Santiago, tales como el cardenal Francisco Javier Errázuriz y el actual arzobispo y también cardenal Ricardo Ezzati.

Cabe recordar además que el 10 de noviembre de 2010 la Congregación para la Doctrina de la Fe, de El Vaticano, declaró culpable al sacerdote por abuso sexual de menores, texto que formó parte de la solicitud de indemnización contra el Arzobispado.

Sin embargo, el fallo emitido por el juez Muñoz señala “en la valoración de la prueba rendida por la demandante, apreciada legalmente en conjunto con los descargos y argumentos de la demandada, no permiten formarse convicción acerca de la existencia de coerción, difamación y silenciamiento por parte del Arzobispado de Santiago, en desmedro y sufrimiento de los actores, por insuficiencia probatoria”.

Y sobre las denuncias de las víctimas que apelaban al encubrimiento y trabas puestas por el Arzobispado, el fallo señala que “no resulta posible, asimismo, configurar encubrimiento de los abusos sexuales de Karadima por parte del Arzobispado, ya que no hay prueba alguna a su respecto. La tardanza en dar tramitación progresiva a las denuncias de dos de los actores, ha sido explicada por el Arzobispo de ese entonces, e incluso ha pedido perdón por dicho atraso”.

Durante la investigación, además de Karadima, declararon en calidad de testigos los cardenales Errázuriz y Ezzati. Ambas autoridades de la Iglesia estuvieron en el centro de la polémica tras la revelación de cartar enviadas por Errázuriz con el logo del Arzobispado de Santiago a Diego Ossa, discípulo de Karadima en la parroquia El Bosque, y al propio Karadima.

A juicio del abogado de las víctimas de Karadima, Juan Pablo Hermosilla, en esas cartas -publicadas por The Clinic Online en septiembre de 2015- se demostraba que el Cardenal Errázuriz había dado instrucciones “de cómo encubrir y cómo tapar los distintos ángulos del caso a medida que iba avanzando”.

“Está en sus manos que nadie considere injustamente que esto es un castigo. Basta con que usted mismo tome la iniciativa y me pida que le confíe pronto la parroquia al P. Juan Esteban. Entonces usted podrá decir a quien quiera escucharlo, más o menos lo siguiente: ‘En la diócesis se está introduciendo la costumbre de cambiar a los curas párrocos cada 10 ó 12 años. Yo llevo 22 años y ya cumplí mis 75 años de edad’”, consigna la carta que publicó este medio en esa oportunidad.

El sacerdote vive hoy retirado en el convento de las Siervas de Jesús de la Caridad, en Providencia. A pesar de este fallo, la defensa de las víctimas de Karadima podría apelar a la decisión de Muñoz.

Exclusivo: El fallo completo con que el Vaticano condenó a Karadima y lo acusó de crear “súbditos sicológicos” – The Clinic Online

Hasta ahora sólo se habían conocido extractos de la sentencia canónica que condenó en 2010 al sacerdote Fernando Kardima por abuso sexual, entre otros delitos. Hoy The Clinic Online revela la condena completa de la Santa Sede a uno de los curas favoritos de la elite.