Es triste recordar el 3 de septiembre de 1989 para el fútbol chileno. Ese día, el “cóndor” Rojas se cortó la ceja en el Maracaná, tratando de pasar una mula, y la Roja quedó castigada hasta el Mundial de Estados Unidos 1994. Sin embargo, como en el barrio, cuando se pierde en ese agónico “último gol gana todo”, también hubo momentos que al traerlos a la memoria sacan sonrisas.

Uno de aquellos fue el mítico gesto del delantero nacional Patricio Yáñez, al que la historia recordará agarrándose los testículos y el pene apuntando hacia los 150 mil brasileños que silbaban desde las tribunas. Esa tarde, aquella postura pasó a llamarse “hacer un Pato Yáñez”.

Desde entonces, varios han intentado emular al hombre de los desbordes infernales. Algunos lo consiguieron y otros, no. Pero recientemente hubo un jugador que le puso un valor agregado, acaso agigantando la leyenda de Yáñez.

El hecho ocurrió a fines de febrero cuando se enfrentaron por el Ascenso Deportes La Serena y el Chago Morning en el estadio La Portada. Corría un minuto cualquiera del partido cuando el argentino Rafael Viotti, ex San Luis y Everton, marcó para el local. Para festejar, no encontró nada mejor que tomar la pelota, introducirla en su short, y de esa manera apuntar a las gradas. Notable.

La foto del hecho acá.