El Ministerio Público dictó en la noche del domingo prisión preventiva para ocho de los involucrados, entre ellos un general, en los presuntos delitos de lavados de activos y malversación de caudales públicos, en el mayor fraude que haya sufrido Carabineros.

El juez del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, Mario Cayul, dictó la medida a los ocho uniformados, mientras un civil vinculado en el desfalco, de más de 10.000 millones de pesos (unos 15 millones de dólares), sólo tendrá reclusión nocturna.

En una audiencia de casi diez horas, en la que todos los imputados ingresaron esposados a la sala, Cayul consideró que los acusados “son un peligro para la sociedad”.

Los funcionarios de Carabineros que quedaron detenidos en el penal Santiago 1, son el general Flavio Echeverría, el coronel Jaime Paz Meneses, los tenientes coroneles, Robinson Carvajal Leyton y Héctor Nail Bravo; los capitanes Felipe Ávila Paz, Carlos Rojas Muñoz y Francisco Estrada Castro; el mayor Nelson Valenzuela Aravena, todos ellos retirados de la institución.

La persona civil, Ramiro Martínez Chiang, quedó con la medida de reclusión nocturna entre 10:00 de la noche y las 6:00 de la mañana.

La Fiscalía estableció que el líder de la operación fue el general en retiro y hasta hace poco miembro del alto mando de Carabineros, Flavio Echeverría.

Tras conocerse la información, el presidente de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, Daniel Farcas, dijo que invitará nuevamente al director general de Carabineros, Bruno Villalobos, al Congreso “con el fin de tener una visión más completa”.

El diputado Jaime Pilowsky, aseguró a los periodistas que lo ocurrido en Carabineros es un acto de corrupción “muy grave”, no sólo por los montos, sino también por la extensión del periodo en que se desarrolla, el número de involucrados y su jerarquía”.

El pasado lunes una jueza había acogido el argumento de la defensa de 17 carabineros implicados, de que sus arrestos eran ilegales por haberse vulnerado los derechos de los implicados y los dejó en libertad.

Los carabineros involucrados, habrían desviado el dinero entre los 2010 y 2015, según señaló en su oportunidad la Fiscalía.