Bikini-Bean Expresso se llama el café ubicado en Arizona, Estados Unidos, en el que tanto las baristas como las meseras trabajan casi desnudas. El lugar es como cualquier cafetería donde un cliente va por un espresso, un capuchino o un macchiato, acompañado de algo para comer. La diferencia, como se dijo, es que las mujeres que atienden el lugar andan con un pequeño calzón de bikini y unos tapa pezones.

Pese a las constantes críticas, el dueño del recinto justifica que el look es para empoderar a las mujeres, para conferirles más poder. “Queremos capacitar a las mujeres para que estén y se sientan bien con ellas mismas”, dice en su web.

Como es de esperar, la clientela en su mayoría es masculina, apoya la moción, pero hay un concejal, Mike Fagan que tiene el lugar en la mira. Advierte que atenta contra las dignidad de las mujeres, y además subraya que promueve la explotación. “El negocio debe ser todo sobre el café y no sobre el cuerpo”, afirma.

La empresa tiene sucursales en el estado de Washington y California.

Más imágenes acá.