Archivo

Durante la jornada de este miércoles, la Corte Suprema sentenció a 33 ex agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI) por secuestro calificado en 1987 de cinco integrantes del FPMR, hecho que representa la mayor condena conocida por delitos de violación a los derechos humanos.

Según consigna La Tercera, el macabro secuestro tuvo su final con el lanzamiento de los ex frentistas al mar, todo esto a modo de respuesta por el secuestro del coronel Carlos Carreño.

El que recibió la mayor condena fue el ex jefe operativo de la central, Álvaro Corbalán, con 15 años de presidio, mientras que los otros miembros recibieron penas que van entre los 5 y 10 años.

De acuerdo al matutino, 26 de los condenados deberán ir a una cárcel diferente al penal Punta Peuco, ya que dicho recinto colapsó y no tiene la capacidad para recibirlos a todos, sólo a 6 personas más.

Por esta razón es que cerca de 20 condenados irían a parar a Colina 1 en módulos habilitados.

Esta determinación del ministro en visita, Mario Carroza, se dará luego de recibir el informe de Gendarmería sobre los recintos.

En el servicio señalaron a La Tercera que “la sentencia aún no se ejecuta. No podemos anunciar destinaciones de condenados mientras no sean puestos a disposición de Gendarmería. Hay recursos pendientes y debemos esperar el fallo definitivo, porque somos respetuosos de las resoluciones de los tribunales de justicia”.

El abogado de parte de los condenados, Raúl Meza, sostuvo que “existe una alta posibilidad de que algunos se vayan a Colina 1. Los internos de Punta Peuco y sus familiares están inquietos y preocupados por la decisión que puedan tomar Gendarmería y el Ministerio de Justicia, considerando que el penal Punta Peuco llegó a su máxima capacidad”.

En tanto la cabeza de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep), Alicia Lira, manifestó que “hacía tiempo que no se condenaba a una cantidad tan grande, porque son más de 30. En Colina 1 llevan bastante tiempo trabajando en el penal para los victimarios y ahí tendrán que asumir”.