Aplausos masivos recibió una mamá por la respuesta que le dió a su hija, que estaba ultra preocupada y sufriendo por haberse sacado una mala nota en un examen.

Llena de frustración, la joven prefirió contarle a su madre sobre su calificación, a través de una foto vía snaptchat.

Esperando obtener algún reto o desilusión, la niña se sorprendió con las palabras que le dedicó su mamá:

“No me importa si fallas en tu prueba de matemáticas. No me importa si obtienes una calificación baja en tu examen. No me importa si no te aceptan en Standford. Sin embargo, me importa si lloras, me importa si estás estresada, me importa si eres infeliz”, dijo.

A su vez, recalcó que “me importa si tienes hambre, incluso si tienes hambre cada 2 horas. Lo admito, lo admito puede ser agotador alimentarte constantemente… pero te amo”.

Varios usuarios de redes sociales han aplaudido el gesto, indicando que las notas o la brutal competitividad no deberían ser importantes al momento de educar a un hijo.