La ex ministra de Defensa del primer gobierno de Bachelet, Vivianne Blanlot, habla por primera vez del cáncer que padece hace más de un año. La economista y militante PPD cuenta a La Segunda las razones del porqué no haber dicho nada en un principio y cómo ha enfrentado los efectos de la quimioterapia.

“Sentí que el mercado me vería como una persona menos capaz y que me iban a querer jubilar. Esa fue la razón para no contarlo. Lo hice después de varias quimio, cuando ya se me había caído el pelo y usaba peluca”, dice.

A diferencia de lo que pensaba, Blanlot admite que con contarlo no pasó, que nadie ha tratado de jubilarla, sino que más bien ha recibido mucho apoyo en el ámbito donde se desarrolla profesionalmente.

En cuanto a los efectos visibles de un tratamiento contra el cáncer, reconoce que “aunque es bien impresionante cómo de un día para otro, en la ducha, al pasarte el cepillo, te quedas pelada”, “lo que más me costó no fue eso, sino quedarme sin cejas ni pestañas”.

“Me miraba al espejo y sentía que era como esas mujeres sobrevivientes de los campos de concentración. Suena feo decirlo, pero al verme así, además de pálida y demacrada, eso pensaba”, recuerda.

Tras más de un año tratándose la enfermedad, Blanlot afirma que ha cambiado su mirada de las cosas. “Decidí no aproblemarme por cuestiones que no tienen solución o que se resuelven solas. No revolcarme en los problemas y aceptar la realidad”.