El diario argentino, La Nación, dio a conocer parte de los descargos de la AFA presentados a la FIFA con el fin de reducir el castigo de 4 partidos que recibió la “Pulga” Lionel Messi por las chuchás que le lanzó a los árbitros brasileños del duelo ante la Roja en el Monumental de River Plate.

De acuerdo al medio antes citado, en dicho documento, el astro del Barcelona habría asegurado que jamás agarró a garabatos al juez de línea, sino que más bien se trató de un mal entendido, ya que sus chuchás fueron sólo lanzadas “al aire”.

Al respecto, Messi precisó que “mis dichos jamás fueron dirigidos al asistente 1, sino que fueron dichos al aire”.

Vale decir que en su informe, el árbitro Sandro Ricci no consignó los insultos de Messi. Sólo se quejó por el internet medio malo del recinto y que el 10 trasandino haya usado el brazalete de capitán con un logo de Adidas, hecho que está prohibido.

Entre sus comentarios sorprendentes, el referí calificó como “bueno” el estado de la cancha de River.

Durante la jornada de ayer en que se conoció el castigo a Messi, el Barcelona le prestó el ropero completo al expresar su “sorpresa e indignación ante la actuación de oficio de la Comisión Disciplinaria de la FIFA para sancionar al jugador Leo Messi, tras el partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA Argentina-Chile”.

Añadió que “el Club considera injusta y totalmente desproporcionada la sanción de cuatro partidos finalmente impuesta al jugador argentino… Por último, el FC Barcelona quiere reiterar su apoyo a Leo Messi, deportista ejemplar por su conducta dentro y fuera de los terrenos de juego”.

Al ser consultado por este caso, el DT de la Roja, Juan Antonio Pizzi, aseguró que “todos los que amamos al fútbol siempre deseamos que los buenos jugadores estén dentro de la cancha. Me parece que la sanción es excesiva”.