La situación que vive Venezuela, luego que el Tribunal Supremo de Justicia suspendiera la Asamblea Nacional por desacato, volvió a tensionar a los partidos de Nueva Mayoría.  El Partido Comunista  sostuvo que no se trata de un golpe de Estado, desatando fuertes criticas de sus socios de la Democracia Cristiana.

Ayer en una entrevista con Radio Nuevo Mundo, el presidente del PC, Guillermo Teillier,  se refirió al tema asegurando: “No existe (un golpe de Estado). Que me digan si hay estado de sitio, o si están los tanques en las calles. Si me dicen que ese es un golpe de Estado, que lo está diciendo la derecha chilena… bueno, que hagan la comparación entre el golpe que dieron ellos y lo que llaman golpe en Venezuela”.

“Los únicos que han dado golpe en Venezuela son los de siempre, la derecha, y que le dieron un golpe a (Hugo) Chávez, y que, acordémonos, fue saludado desde Chile, con cierto regocijo, y que después dijeron que no, y salió ‘para el lado’ el embajador chileno, a quien le echaron todas las culpas”, recordó Teillier.

“Los que están diciendo hoy que (Nicolás) Maduro ha dado golpe de Estado, son los mismos que dieron un golpe de Estado, un sector de la oposición que dio el golpe de Estado”, agregó Teillier.

Tellier también llamó a mantenerse al margen de la situación interna que vive el país dirigido por Nicolas Maduro:  “Cualquier injerencia extranjera lo que puede hacer es agravar la situación y sacarla de los márgenes democráticos de acuerdo a la Constitución bolivariana”, dijo.

Luego sus afirmaciones fueron refrendadas por un comunicado oficial del PC: “En Venezuela no se ha producido un Golpe de Estado. La mayoría de los chilenos tenemos una dramática experiencia de lo que es un Golpe de Estado. Venezuela no es una dictadura”.

En tanto, los dirigentes de la Democracia Cristiana rechazaron enfáticamente el apoyo del PC al gobierno venezolano y volvieron a plantear la ruptura con el partido.

Genaro Arriagada dijo que “el partido tiene un doble estándar inaceptable respecto de Venezuela”, y aseguró que “ellos han respaldado sistemáticamente a toda clase de dictaduras siempre que tengan un signo de izquierda”.

“Han respaldado a Fidel Castro y a sus sucesores. Y en el caso de Hugo Chávez y Nicolás Maduro verdaderamente la actitud del partido es vergonzante”, acusó Arriagada.

La ex ministra Mariana Aylwin manifestó que el respaldo del PC a Maduro “revela una vez más las diferencias profundas con el Partido Comunista, y eso hace que sea muy difícil convivir en una misma coalición y hacer un buen gobierno”. ”

“Es un motivo más para que la Nueva Mayoría no permanezca hacia el futuro”, añadió Aylwin en su cruzada por poner término a la alianza con los comunistas.

Por su parte,  el exministro Jorge Burgos sostuvo: “El PC ha avalado desde hace tiempo las acciones del chavismo, y ahora de Maduro. Ahí tenemos una diferencia insalvable respecto de la forma en cómo valoramos la democracia en cualquier parte del mundo”.

“El PC tiene una visión distinta y es una diferencia insondable y bien definitiva. Tenemos una diferencia profunda, una grieta respecto del valor universal de los principios democráticos”, añadió.

Los vicepresidentes de la DC, Matías Walker, dijo que el apoyo del PC a Maduro “contradice la política exterior de la Presidenta Bachelet y se sitúa fuera de la Nueva Mayoría”; y Sergio Espejo afirmó que “lo que ha ocurrido en Venezuela es un golpe de Estado (…) y cualquier pretensión de sostener lo contrario significa no haber aprendido nada”.