Pruebas insuficientes fue el argumento que utilizó la Corte de Malta para rechazar la petición de la justicia chilena y la Cancillería de extraditar a Alberto Chang, dueño del Grupo Arcano que está indagado por presuntos delitos de estafa, infracción a la Ley General de Bancos, lavado de activos y trucherías en la Ley de Mercado de Valores.

Con esto, las cautelares que pesaban sobre Chang desaparecieron y ahora goza de libertad completa en dicho país.

Vale decir que antes de la determinación del magistrado Aaron Bugeja, el fundador de Arcano mantenía arresto domiciliario, luego de que una fianza por 100 mil euros le permitiera zafar de la prisión preventiva.

En Chile, el Cuarto Juzgado de Garantía lo formalizó en ausencia, quedando con prisión preventiva por todos los delitos antes expuestos.