La justicia argentina procesó al músico argentino Gustavo Cordera y dictó un embargo contra él por 500.000 pesos (32.571 dólares) por haber afirmado, en una charla con alumnos de periodismo, que “hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo”.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral procesó el pasado viernes al músico, exlíder del grupo Bersuit Vergarabat, por la presunta comisión del delito de “incitación a la violencia colectiva”, informó la agencia argentina Télam.

La causa se inició en agosto pasado a partir de unas denuncias presentadas después que se difundieran en algunos medios las declaraciones de Cordera días antes en una charla en la escuela de periodismo TEA Arte.

“Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, para tener sexo ser violadas”, dijo el músico durante la conferencia.

Al presentar un escrito tras ser llamado a declarar como imputado el pasado marzo, Cordera sostuvo que no había cometido ningún delito.

“Seguramente no transmití bien mi mensaje porque no fue comprendido”, sostuvo en el texto.

El músico resaltó además los perjuicios económicos y el daño a su carrera por la imputación judicial.

“Lamento profundamente si con mis dichos he causado dolor, herida o enojo”, afirmó, además de alegar que sus frases fueron dichas “en un contexto donde él hablaba de que hay parejas que como parte de un juego sexual excitante juegan a violar”.

En este sentido, señaló que la charla que causó la polémica era “informal” y que buscaba ser “provocativo” adrede para despertar el interés de los alumnos.