El Metropolitano es una especie de Transantiago de Lima y ahí se dio una peculiar situación cuando un hombre acusado de robar a los pasajeros de un bus urbano quiso escapar tras cometer el hurto de un celular.

Al maleante no se le ocurrió mejor idea que escapar por una ventana mientras el bus avanzaba por una avenida de alta velocidad.

La fuga fue interrumpida por los pasajeros que agarrando al hombre de las piernas, los cachetes, los brazos y de donde pudieron, lograron detener al delincuente por unos segundos.

Cuando el bus bajó la velocidad, el hombre acusado de robo flagrante logró safar de sus captores, que se terminaron quedando con un celular, calcetines y un zapato.