Días antes de ser detenido en el marco de una investigación por torturas en Panguipulli, el exalcalde de Providencia y coronel en retiro, Cristián Labbé, habló con La Segunda de su libro “Crónica de la ‘dictadura'”, texto en el que según dice espera entregar un visión objetiva de aquel periodo que se rehúsa a llamar de esa manera.

“Todo el mundo no tiene ningún problema en llamar dictadura a algo que -a mi juicio- está muy lejos de haberlo sido (…) el libro busca eso, refrescarle a los jóvenes que hay una causalidad a las cosas que ocurrieron entre el 70 y el 90”, dice.

Sobre usar las comillas para referir “dictadura”, responde que “le da un atractivo especial para que la gente lo lea, es un gancho si quiere que se lo diga así, y también es una ironía”.

Labbé sostiene que de todos modos su intención no es entrar en la tipificación, que si es dictadura o dictablanda, sino que le preocupa el registro de la historia. “Tenemos que ver la situación de violencia que había, la situación armada que había en el país, cómo se ingresaron armas clandestinas hasta el año 86, todos esos antecedentes que hoy día nadie los dice. No es políticamente correcto, pero esa es la verdad”.

Del mismo modo, anuncia que para él esa una suerte de testimonio en el que deja claro que no tiene “problema ni cargos de conciencia con respecto de lo que hicimos”.

Al respecto, se le consulta por los excesos cometidos, frente a lo que contesta que “los excesos obedecen a una acción, y esa acción genera una reacción. En Chile efectivamente hubo acciones violentas, pero no nacen de la nada”.

Agrega que éstos, lo excesos, no están justificados, pero obedecen a un clima de violencia instalado en el país. “Lo que yo pretendo es poner algo de racionalidad, en esta posverdad o posmodernidad, donde las emociones son más importantes que las razones”.

Para cerrar, ya en otro plano, el político, dice que ni él ni un grupo importante de militares volverá a votar por Piñera. Sí por José Antonio Kast.