La niñera de la pequeña Madeleine McCann decidió romper el silencio y contar cómo fue esa trágica noche de 2007, en que desapareció la menor desde el hotel The Warner Holiday, de Praia da Luz en Portugal.

En conversación con el diario británico, The Mirror, la niñera de Madeleine recordó que “se nos dijo que empezáramos a buscar en cubos de basura por si acaso el cuerpo estaba allí. Ahí fue donde me di cuenta de que la cosa iba en serio”.

Añadió que esa noche no le tocaba cuidar a la niña. Por su parte, aseguró que en reiteradas oportunidades le advirtieron que no caminara sola por el recinto, y que de hecho, era recomendable andar con un silbato en caso de cualquier cosa.

Pues bien, sobre esa noche, dijo que un padre que alojaba en el hotel se le acercó para comentarle que había un hombre que buscaba angustiado a su hijo. Al respecto admitió que jamás pensó que se trataba específicamente de la pequeña Madeleine.

Cuando vio a Kate, la mamá de McCann en la habitación, estaba llorando y repitiendo desconsolada: “Se la llevaron”.

En medio de su relato, la niñera también aprovechó de criticar duramente a la policía de Portugal, puesto que se demoró cerca de 90 minutos en llegar al sitio de los hechos, tras realizar la denuncia correspondiente.

De esa noche, detalló que Kate “estaba llorando, casi en estado catatónico. Gerry -padre de Madeleine- estaba muy angustiado. Esto es lo que realmente recuerdo de él, verlo buscar debajo de los coches. No puedo olvidar eso”.

Respecto a la investigación, la niñera que prefiere mantener su nombre en el anonimato, soltó que la policía le tomó declaración a todos los trabajadores del hotel, con el fin de encontrar alguna declaración con contradicciones, o algo por el estilo.

Cuando le preguntaron si sospechaba de los padres de Madeleine, contestó que “les dije que no, en absoluto. En primer lugar, por los tiempos, y en segundo lugar, dónde estaban, sus reacciones, todo. No hay opción de que hayan sido”.