Lun proporciona una suerte de guía práctica para saber en qué fijarse a la hora de comprar un automóvil usado y no meterse en un cacho. La publicación entrega una serie de consejos cuando se trate de vehículos con 40 mil, 70 mil, ó 100 mil kilómetros de desgaste.

40 mil

En primer lugar los cinco neumáticos, repuesto incluido, deben ser de la misma marca.

Los vidrios deben tener impresa la marca.

Los pedales no deben estar gastados y el líquido de freno, en nivel máximo.

Otro detalle es que el número del chasis sea idéntico al del padrón y que al encender el motor no quede prendido ningún testigo.

70 mil

La correa de accesorios no tiene que estar desgastada.

El líquido refrigerante no debe contener oxido y las puertas deben cerrar sin mayor inconveniente ni con la necesidad del clásico “parece que se te quedó abierta”.

También hay que fijarse en si hay filtraciones y si al encender el motor todos lo cambios pasan sin problemas.

100 mil

Todas las anteriores más revisión de los amortiguadores, ruidos extraños o problemas con la dirección.

Bueno, demás está decir que en el caso de un auto con un uso mayor es conveniente asesorarse por un mecánico amigo.