La extensa jornada del Censo 2017 de este miércoles concluyó, no exenta de una polémica enorme producto de una fotito que tomó un vecino respecto a la forma en que un censista estaba realizando su labor.

Según la imagen ampliamente viralizada en resdes sociales, el joven voluntario aparece sentado en la vereda a pleno sol, mientras un integrante de la casa censada se encuentra en su interior, apegado a la reja.

Mientras escalaba la polémica en Twitter, algunos usuarios hicieron mierda a los dueños de casa, acusándolos de ser “rotos y maleducados”, pese a su buena situación económica.

Otros, en tanto, defendieron a los propietarios, asegurando que no era obligación hacer pasar a los censistas a los hogares, y que debido a los altos niveles de delincuencia, es mejor prevenir.

¿Desconfianza o maleducados?

Juzgue usted: