Al menos dos personas murieron durante este último miércoles cuando la oposición venezolana se volcó a la calles para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Según recoge El País, las víctimas son un joven que estaba a punto de cumplir 18 años y una mujer de 23. El primero falleció producto de un tiro en la cabeza. La segunda, alcanzada por un disparo en Táchira.

De acuerdo a lo que informó el diputado oficialista, Diosdado Cabello, también falleció un guardia nacional en las afueras de Caracas.

“Aquí están, una serie de ciudadanos, marcaditos, dónde viven, dónde se mueven, etcétera, etcétera”, amenazó durante la jornada el exmilitar, cita Infobae.

De lo que se lee en la prensa venezolana, los opositores a Maduro, vestidos de blanco, salieron desde 26 puntos en la capital para dirigirse a la Defensoría del Pueblo. En ese lugar, fueron reprimidos con gases lacrimógenos y balas de goma.

En este escenario y desde Francia, el candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, quien alguna vez dijo que el gobierno de Venezuela “compartía la renta petrolera con el pueblo y con los pobres”, afirmó que rechaza “toda violencia de Estado, sea en Venezuela, en Baréin o en Qatar”.

Mientras tanto, la Unión Europea (UE) llamó a los venezolanos a rebajar la tensión y pidió a las autoridades que investiguen “las muertes y los actos de violencia ocurridos durante las manifestaciones.

“Todos los concernidos, incluyendo los miembros de las fuerzas de seguridad, tienen la responsabilidad de actuar en plena conformidad con el Estado de derecho y los derechos humanos”, dijo a Efe un portavoz de Servicio de Acción Exterior de la UE.

A pesar de acusar represión estatal, la oposición, que afirma haber reunido a más de 100.000 ciudadanos en Caracas, vuelve a salir a la calle este jueves.