En su tradicional sección de la Ventanita Sentimental del diario La Cuarta, un joven chileno pide ayuda y consejos sobre si será bueno declararse a la mamá de su compañero, considerando que es separada y la quiere como su pareja.

El muchacho explicó que “a propósito del Censo, le cuento que un amigo me dijo que si le saltaba la liebre al momento de encuestar aperraba al tiro con quien fuera. Y eso me hizo soñar en la semana de que me agarraba a una veterana terrible de buena en un Censo”.

Añadió que “yo no soy censista, pero me di cuenta que mi debilidad por las mujeres más viejitas se acrecienta cada vez más. Tengo 23 años y muchas madres de mis amigos son atractivas”.

En ese sentido aclaró que “no me lanzo por respeto, pero creo que llegó el momento en decidirme a declararme con la progenitora de uno de mis mejores compadres”.

“Es separada, tiene 49 años y es una mujer hecha y derecha. La deseo y la quiero como pareja. ¿Estoy bien?”, preguntó.

El doc de La Cuarta analizó la situación y le aconsejó lo siguiente:

“Primero, en el amor no hay edades ni en el cacheteo menos. Pero debe irse con cuidadito ahí. Si quiere jugar al teto con la mamá de su amigo, trate de que el corazón predomine y sepa bien si la mujer tiene onda o tendría onda con un pergenio que no se sabe ni lavar el potito.

Si es maduro podría avanzar, pero con conversación trabajo, cordura y con un premeditado diálogo con su yunta. El se merece saber las intenciones suyas. Y si éstas son serias, capaz que le haga hasta gancho con la veterana.

De lo contrario, si es para el puro beso, es lo más probable que lo manden a la cresta y se coma su par de patadas en el hoci. Vaya con calma y sepa bien si es puro cacheteo o sentimientos de verdad los que tiene en su cabeza”, cerró.