A través de un oficio enviado esta mañana, la Contraloría General de la República cuestionó en fuertes términos la reciente resolución del Servicio de Impuestos Internos de abstenerse de presentar querellas en los casos de financiamiento irregular de la política.

“La inactividad del SII o la falta de acción oportuna de dicho organismo tiene consecuencias graves para el patrimonio fiscal, al dejar de ejercer las funciones que le ha entregado la ley y que tienen como límite evidente los plazos de prescripción de dichas acciones”, se lee en el documento.

El órgano contralor apela a que la decisión debe ampararse en un “fundamento racional” y no en un “mero capricho”.

“Pese a tratarse de una atribución discrecional del Director del SII, resulta indispensable que las decisiones que adopte en la materia tengan un fundamento racional ya que conforme al principio de juridicidad es importante que estas no obedezcan al mero capricho de la autoridad sino a criterios objetivos que le otorguen legitimidad por lo que lo que resuelva sobre el particular requiere tener un sustento en los antecedentes recabados al efecto”, afirma la Contraloría.

“Las autoridades y los funcionarios del SII están obligados a observar el principio de imparcialidad”, observa asimismo.

A modo de ejemplo, la Contraloría cuestiona que el SII se haya demorado siete meses en presentar una querella contra Carlos Ominami, esto pese a que el Ministerio Público lo indagaba por eventuales delitos tributarios.

Como se sabe, en este caso, Ominami fue sobreseído en el caso SQM. Se cuestiona entonces si es que la demora propició que el exsenador zafara de la justicia.

El documento lleva la firma del contralor general Jorge Bermúdez.