A inicios de este mes, el candidato presidencial, Alejandro Guillier, protagonizó una polémica con el empresario Óscar Guillermo Garretón. El senador en el libro “De cara al país”, aseguró que “con respecto a los grandes empresarios, una vez me invitaron a comer a un restorán. Había gente de la Sofofa y CPC. Me permití hablarles con franqueza: que si siguen abusando no van a llegar muy lejos”.

Garretón, quien también estuvo presente en la cita que se realizó en el exclusivo restaurant Cumarú, en Vitacura -y a la que asistieron personeros como el presidente de la Sofofa, Hermann Von Mühlenbrock y el presidente de la Asociación de Emprendedores, Juan Pablo Swett- aclaró que tal frase nunca se pronunció en el encuentro: “Predominó la amabilidad de trato del senador, tan ajena a esas críticas ácidas a la actividad empresarial que proliferan en la prensa. A decir verdad, no recuerdo haber escuchado alguna frase severa o admonitoria de él (…) Quizás la olvidé al calor del grato ambiente que predominó en esa convivencia”. Agregó que en la ocasión Guillier sólo realizó dos precisiones: “su valoración de la actividad privada y su rechazo al sistema de reparto cuando se habló de pensiones y de las AFP”.

Consultado por The Clinic Online, Sweet también desmiente a Guillier: “Ese dialogó nunca existió. Es más, vi un Guiller pro empresarios, pro iniciativa privada, con un discurso muy acogedor. En ningún momento golpeó la mesa ni dijo nada de abusos, siendo que era una buena ocasión para poner el tema”, plantea.

Más allá de la imprecisión en los recuerdos del candidato, lo cierto es que este es sólo una más de las materias en que Guillier ha tenido contradicciones. Aquí siete volteretas del postulante oficialista

* Reformas de Bachelet: De continuador a crítico

En diciembre del año pasado, en entrevista con Ahora Noticias, Guillier sostuvo que “el próximo programa debe ser una continuidad, profundizar la Reforma Educacional que está apenas empezando, hay que entrar a la reforma a la salud, el sistema previsional, que va a ser muy importante, ley de migraciones, descentralización. Hay un montón de proyectos que están en espera” y añadió que “yo adhiero al programa de la Nueva Mayoría y pienso que el próximo programa debe ser una continuidad”.

En marzo de este año, realizó un giro en sus apreciaciones. En un encuentro en Valparaíso en que dio a conocer sus propuestas para el desarrollo del país en las próximas tres décadas, dijo que “la presidenta hizo su esfuerzo por cumplir el programa, pero miró a Chile desde arriba. Lo mismo hicieron los presidentes Lagos, Piñera y todos”.

Y respecto de la Reforma Educacional, que había postulado que debía ser profundizada, aseveró: “¿Cómo vamos a decir que una política pública tuvo resultados si la vida cotidiana de los profesores y de los alumnos no ha cambiado significativamente. Quiere decir que esa reforma no ha resultado, ¡y cuánta plata se ha gastado en esa reforma”.

* Lagos: De lo mejor a un liderazgo del pasado

“El mayor error es decir, ‘señores, el país está descarrilado, es la peor crisis, estoy disponible’…Bernardo O’Higgins apareció en el horizonte”, dijo Guillier en septiembre de 2016 en Radio La Clave, ironizando respecto de la decisión de Ricardo Lagos de asumir la candidatura presidencial y añadió que “liderazgos como el de Lagos se quedaron en el siglo XX”.

Semanas antes, en un encuentro radical había dicho que estaba disponible para la carrera presidencial sólo si no postulaba el exmandatario. Luego no sólo cambió de parecer respecto de su candidatura, sino que también osciló en cuanto a lo que pensaba de Lagos.

El 12 de diciembre, dijo a Ahora Noticias que “Ricardo Lagos pertenece a lo mejor que ha tenido nuestra clase política, pero los tiempos cambian y el Lagos 2.0 todavía no aparece”.

Días más tarde, atribuyó al entorno de Lagos la publicación de este medio sobre los coaching empresariales que realizó al alero de Imaginacción, de Enrique Correa. Sostuvo que el artículo obedecía a que Lagos no había prendido como candidato.

El 10 de abril, cuando Lagos bajo su postulación tras el respaldo del PS a Guillier, manifestó en twitter: “Mi reconocimiento al Presidente Lagos.Valoro su aporte a la historia del progresismo Chileno y al futuro expresado en su mirada programática”.

Una semana más tarde, en entrevista con el diario El País, adujo: “Políticos antiguos que no están tocados por la corrupción, como Lagos, pertenecen a un Estado que ya pasó. La sociedad comienza a buscar otros liderazgos en los medios de comunicación, que ve todos los días. Yo trabajé desde 1991 en televisión y todos los días me veían al despertar”.

*AFPs: De su eliminación a un cambio moderado
En abril de 2014, afirmó que “no es posible hacer una reforma de un sistema viciado en su origen” y aseveró que las AFPs son “inconstitucionales”. Hasta agosto de 2016, mantuvo esta posición y argumentó que “soy partidario de terminar con las AFP. Mi primer discurso en el Senado fue contra las AFP, porque son un fracaso”.

Sin embargo, el lunes 20 de marzo, en entrevista a la agencia de noticias Bloomberg, expresó que “nunca me he caracterizado por proponer políticas extremas. Soy un eterno negociador” y detalló que eliminar el sistema privado previsional “no se encuentra en ninguna de mis propuestas”.

Isapres: De “enorme aporte” a sistema abusivo

En el año 2006, siendo dirigente del gremio periodístico y uno de los rostros más creíbles de la TV, Guillier hizo un comercial para la Isapres en que alababa su aporte el país. “En estos 25 años el sistema de salud privado ha demostrado ser un enorme aporte al desarrollo del país. Se debe ampliar su participación, permitiendo un desarrollo acelerado del sector de salud de Chile“, postulaba Guillier.

Su incursión en la política, modificó su percepción. En junio del año pasado, presentó un requerimiento a Contraloría en que cuestiona “la integración vertical por medio de la injerencia en la dirección y administración es una práctica altamente perjudicial para los usuarios de los servicios de salud privados, porque suele traducirse en precios u planes de salud irreales, colusiones al interior de un holding, desincentivar la innovación y/o compartir información confidencial vinculada a la salud de las personas”. Cuando en noviembre, el organismo fiscalizador aceptó indagar, Guillier se refirió al recordado spot. “El país ha cambiado, hoy día es más severo en muchas cosas, pero yo cuando leo los diarios, veo la tele o las radios, veo periodistas todos los días haciendo publicidad entonces pongámonos de acuerdo, si quieren todos los periodistas nos abstenemos, pero hagámoslo todos”. Luego detalló “yo dije en mi oportunidad ‘yo creo que eso fue un error’ y no hay que hacerlo más y yo nunca más lo hice”.

Inmigrantes: Restricción, pero con matices
En octubre de 2013, argumentó que “la llegada de migrantes está deteriorando la calidad de vida de los antofagastinos, sobre todo de bajos recursos”.

En octubre de 2015, presentó un proyecto junto al senador Manuel José Ossandón y la diputada Paulina Nuñez. Ahí se consignaba que “es necesario establecer mecanismos más expeditos para la expulsión de los condenados por sentencia judicial firme, y los recursos para ello, en el más breve plazo”.

Un año después, matizó sus planteamientos. “Propusimos la expulsión de aquellos sorprendidos en actos delictuales; una vez que cumplieron sus penas en Chile, los expulsa. Pero han ido surgiendo otros problemas, como, por ejemplo, ¿qué pasa cuando un inmigrante tiene un hijo chileno? No podemos dividir a las familias”, detalló.

En diciembre de 2016, entregó su visión más clara. Propuso “una política migratoria más selectiva, de promover cierto tipo de migración más que otra, que para nosotros es más una acumulación de problemas”.

*Empresarios: De bloquear el desarrollo a importantes para el país

“Creo que esas son las cosas que tenemos que parar, ese abuso, esa colusión es la que tenemos que detener, porque está destruyendo al país. Están ganando como nunca y no quieren invertir. No pueden decir entonces que no tienen utilidades con las inversiones. Esos son los temas que tenemos que poner en el eje. Porque nos vamos en detalle de que dijo, o que no dijo, mientras vemos ante nuestros ojos cómo un grupo de privilegiados están bloqueando el desarrollo de Chile”, afirmó Guillier hace algunas semanas, desatando las críticas del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y de los empresarios.

En su reciente entrevista con el país, matizó sus palabras. Dijo que “una cosa es decir que está mal que se coludan y otra distinta es hablar contra los empresarios. En Chile el nivel de colusión [acuerdos de precios] de los grandes grupos económicos es escándalo de todas las semanas. Y que yo diga que haya que poner fin a la colusión no es poner fin a la propiedad privada. Es decir: ‘Señores, respeten las reglas del juego’. No soy revolucionario ni populista”.

Caso Calvo: La cámara estuvo bien, la cámara estuvo mal, la cámara estuvo bien

Guillier modificó en varias ocasiones su parecer respecto de la validez del uso de cámara oculta contra el magistrado e incluso pasó de calificar de impecable el proceder de Calvo como juez a acusarlo de destruir pruebas, dichos por los que tuvo que disculparse en tribunales.

El mismo 5 de noviembre de 2003, cuando se emitió el video denunciando la asistencia de Calvo a una sauna gay, en una entrevista al entonces presidente de la Asociación de Magistrados Diego Siempertegui, Guillier dijo sobre Calvo: “Su carrera profesional ha sido hasta aquí, impecable. Sin embargo, en este caso en particular, en que parecen estar operando una o varias redes de protección a quienes aparecen involucrados (…) el juez estaba en una situación de vulnerabilidad”.

Durante la tarde, en el programa El Termómetro, entregó antecedentes respecto de la investigación periodística y precisó que Sebastián, la fuente principal de la denuncia, “administraba no un sauna, no, sino un lugar donde llegan personas que tienen sus opciones sexuales, digamos, para tener más íntimidad y qué se yo” y arguyó: “sobre la fuente, es un gay asumido, y el juez no lo es, por lo tanto tienen derecho los niños a tener claridad sobre este tema”.

El 7 de noviembre de 2003, entrevistado por La Segunda, Guillier dijo que “nos dimos cuenta que la grabación hecha en un recinto privado, sin advertir a la persona, es impecable cuando hay delito, pero, si no hay delito, está penado. Cuando grabamos al juez no había delito y no debimos haberlo difundido”.

En julio de 2004, en un seminario ante estudiantes de la Universidad de Chile y sin tener ninguna prueba para acreditarlo, Guillier lanzó una de las acusaciones más duras contra Calvo. “¿Ustedes han conversado con algún antropólogo cómo se hace la reconstrucción del lugar donde puede haber habido evidencia? Creo que nunca a alguien se le ocurrió usar una retroexcavadora. Lo que estaba haciendo (Calvo) era eliminando pruebas, no buscando”, recalcó en esa ocasión.

Tras una querella por injurias y calumnias presentada por el magistrado, Guillier se disculpó: “No he pretendido afirmar ni pienso que el Ministro Calvo haya cometido delito alguno en el ejercicio de sus funciones. Pido disculpas a él y su familia por los daños que mis palabras y/o su interpretación le puedan haber ocasionado”.

A mediados del año pasado, cuando su nombre emergió como carta a La Moneda, Guillier enfrentó el tema, aunque, a diferencia de lo que había sostenido en otras ocasiones, defendió el uso de la cámara oculta contra Calvo. “En ese caso se justificó plenamente, y así lo acreditó el Colegio de Periodistas (…) El deber de los periodistas cuando hay hechos de gran acontecimiento es difundir”.