No está del todo claro cómo queda la Nueva Mayoría tras la decisión (esperada por lo demás) de la Democracia Cristiana de no participar de las primarias presidenciales programadas para el 2 de julio, y de esa manera instalarse directamente en la primera vuelta. Algunos plantean la idea del fin del conglomerado, mientras que otros se toman el asunto con mesura.

“La decisión DC cierra un ciclo que nosotros respetamos, pero que no comparto, porque no es hacerse cargo de los desafíos del siglo 21, es una respuesta a cierta nostalgia del siglo 20, donde desde un solo partido se podía llevar adelante un proyecto. Ahora necesitas mayoría social para construir un proyecto común. Hay dos opciones: mirar para atrás o asumir los desafíos del futuro”, dice El Mercurio el senador Guido Girardi (PPD).

Una visión parecida, sino igual, ofrece el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco. “Es lamentable que hoy se haya puesto término a un ciclo histórico de entendimiento de la centroizquierda. Cada uno deberá asumir su responsabilidad frente a la historia. En términos prácticos, hoy día la Nueva Mayoría se acaba”.

Desde el PC, Guillermo Teillier cree que aún no está tan despejado el panorama, que puede decantar. “No conozco y no está claro la propuesta de lista parlamentaria y cómo se abordará la propuesta programática con esta decisión al ir dos candidatos de centroizquierda”.

De todos modos, tanto los comunistas como sus socios del PS se juntan durante la jornada a revisar el futuro inmediato del bloque.

Por lo pronto, y sin primarias de por medio, Alejandro Guillier debería reunir más de 33 mil firmas para presentarse como candidato, pues al ser independiente la ley no lo faculta para ser instalado por un partido.