Foto: Imagen de referencia

El fiscal Rodrigo Chinchón es quien investiga las circunstancias en que fue asesinado a balazos y a plena luz del día, en un concurrida esquina, Ignacio Neira, cuñado del seleccionado chileno Arturo Vidal. Se maneja la tesis de un crimen por encargo mientras ya circulan videos con la escena del hecho. El Mercurio reproduce el diálogo de quienes estaban situados en el lugar e instante preciso en que el “Nacho” muere tras ser atacado con un arma de fuego.

Hombre 1: -Si tiene un balazo, no lo pueden tocar.

Hombre 2 : -Le pegaron un balazo en la cabeza.

Hombre 1: -Le dieron siete balazos (fueron seis)… Pesqué unos camotes yo y se los tiré a los dos (supuestamente, a quienes lo balearon).

Mujer: -¿Quién está llamando a Carabineros?

Hombre 3: – ¡Shaaá, la media volá! (al observar el cuerpo).

Mujer: -Tienes que oprimirle la herida, aunque tenga los balazos! (una que tiene en un hombro).

Hombre 4: -No, está muerto (después de tocarle el cuello).

Mujer: -Algo para taparlo.

Como se sabe, Neira falleció tras recibir seis o siete impactos de bala cuando se encontraba en la esquina de Departamental con Las Industrias. Iba a encontrarse con Ambar Vidal, con quien mantuvo un relación donde hubo episodios de violencia intrafamiliar.