Marcelo Ríos se va de Chile por un año asqueado de la prensa. Según cuenta a Caras, quiere estar tranquilo, pues le recomendaron bajar el nivel de estrés. Casi no trabajar, dice.

Todos los años, en invierno, parte un mes a Estados Unidos con su familia por una afección pulmonar de unos de sus hijos, pero ahora es diferente. “Este año le propuse a Paula irnos tres meses y ella me propuso un año. Lo pensé y concluí que Marimay lo puedo manejar desde allá, y mi papá puedo ayudarme aquí”, dice a la revista, según adelanta La Segunda.

Uno de los motivos de Ríos, como se dijo, es la prensa. “Me siento atacado en este país”, afirma. El extenista dice que su mujer también está cansada de las mentiras que inventan. “No entraré en detalles, pero para mí todos los periodistas son la misma mierda. No hago diferencia entre los de farándula o de deporte que hablan sin saber. Ya no pico antes. Han mentido mucho. Me hicieron mucho daño cuando era chico. Desde entonces no pesco a la prensa y soy el tipo pesado. Todos esto gallos por sacar una noticia son capaces de cagar a una familia”.