¿Cómo estás?
Estoy como cachando que hubo un terremoto. Al principio me preguntaban cómo estaba y decía bien y tranquila, pero la verdad es que es devastador tener un plan, que no es sólo de uno, sino que se arma con más gente y de pronto dejas de tenerlo. Estoy haciéndome cargo que tengo que planificar este año y bueno, todo lo que son estos procesos: la rabia, la pena, desilusión y tristeza. Ahora, claro, estoy parada sobre mis dos piernas y tengo la capacidad de sobreponerme a situaciones difíciles.

¿Esperabas una cosa así?
Sabía que podía pasar, pero nunca me lo imaginé. Realmente creí que iba a prevalecer la pega que habíamos hecho en el distrito, que traspasa Revolución Democrática y al Frente Amplio, y que logró conectar gente que lleva mucho tiempo sin participar en política. Pero no.

¿Cuál fue la discusión en el Consejo Político?
Había dos argumentos. Uno era que los dirigentes políticos del partido deberían tener un estándar moral y ético superior al resto de los seres humanos. El otro argumento era el que defendía que, reconociendo la gravedad de mi acto -conducir bajo los efectos del alcohol-, el trabajo político que ha hecho Javiera Parada con su equipo era súper valioso para la construcción de nuestro discurso en el distrito.

No me queda claro lo de los estándares morales superiores…
Estándares morales superiores al resto de la sociedad, así lo leo yo. Eso no está en ningún reglamento. A lo que hicieron alusión algunos consejeros políticos es que en el último Congreso Estrátegico, que fue cuando se decidió que íbamos a ir a disputar todos los espacios de poder, una de las resoluciones era que los candidatos debían tener una conducta irreprochable. Pero eso da para todo, ¿cuáles son los estándares? Entiendo el repudio al financiamiento ilegal y el clientelismo político, pero realmente creo que hubo un error político en lo que se hizo. Y quiero ser súper enfática, entendiendo la gravedad de lo que hice, que es conducir un auto bajo los efectos del alcohol. Pero no hubo accidente, ni personas dañadas, ni daños a terceros, no hay demandas y además el incidente ya no existía en los medios de comunicación.

¿En qué está tu situación legal?
Me hicieron una alcoholemia, si esta sale que es menos de 0,8, es conducir bajo los efecto del alcohol y si es sobre 0,8, es en estado de ebriedad. Me tiene que llamar la fiscalía cuando salga el resultado y mientras tanto me quitaron la licencia de conducir y lo más probable es que deba pagar una multa y me quiten el carnet de manejar por un tiempo.

¿Renunciaste ese día o no?
No sé porque mi partido tiene la mala costumbre de filtrar conversaciones que son privadas. Lo que pasó es que me retiré de algunos chats y escribí que iba a renunciar porque estaba muy golpeada. Eso fue a las nueve de la mañana. Durante el día fui hablando con gente, reflexionando, recibí mucha solidaridad y me di cuenta que no tenía que irme porque este partido es parte de mi vida y yo lo he construído y es tan mío como de la gente que decidió que no tenía que ser candidata.

¿Cuál es el punto político que quieres defender al quedarte?
Me quedo porque este proyecto es algo que está en construcción y por lo tanto en discusión. Creo que deben participar los que tengas ganas y que si en su vida han cometido errores, que no sea un impedimento para ejercer cargos de representación. Por otro lado, RD debe ser un proyecto abierto al diálogo con muchas fuerzas políticas, historias y experiencias vitales y no solo un movimiento de los hijos del 2011. En estos meses en la calle, nos encontramos con mucha gente que participó en partidos políticos que hoy se sienten sin un lugar y que miran con interés lo que está ocurriendo en RD y el Frente Amplio. Para que ellos sientan que esta es su casa es importante estar construyendo puentes todo el rato y no decirles que su vida política hasta ahora ha sido un error.

Chuta, pero si hay algo que ha estado presente en el Frente Amplio es que parece haber gente “manchada” para ser parte de este nuevo proyecto. Un ejemplo es Yerko Ljubetic, ex ministro del Trabajo durante Lagos, ex PDC y dirigente estudiantil de los 80, quedó fuera de una candidatura del Frente Amplio.
Antes que surgiera Beatriz Sánchez leí una entrevista de él en La Tercera, y pensé que podría ser uno de nuestros candidatos presidenciales. Yo era secundaria cuando Yerko era dirigente universitario en dictadura y sé la importancia que tuvo el movimiento estudiantil para recuperar la democracia. Me consta la coherencia que ha tenido Yerko en su vida, puede que durante un tiempo haya estado trabajando en el mundo privado como lo estuvimos todos, pero bueno, uno podrá decidir cuando quiere estar en primer plano o no.

¿Hay que incluir gente que ha participado en la Concertación?
¡Por supuesto que sí! Yo no fui parte de la Concertación, pero fui parte de un partido político al que respeto muchísimo, que hoy es de la Nueva Mayoría. ¿Yo debería estar prohibida de RD por eso?

Bueno, no eres candidata de RD y quizás en parte se deba a tu cercanía con la Nueva Mayoría.
Es cierto que mucha de la gente que votó en mi contra lo hizo porque tenía conmigo un reproche político, más que con el hecho el mismo.

Me acuerdo hace un tiempo que te hicieron bolsa por una reunión con Ricardo Lagos.
Hasta el día de hoy he tenido que responder por esa reunión, que es una de las tantas que he tenido con Ricardo Lagos y espero seguir teniendo con él y otros dirigentes políticos que tienen mucho que aportar con su visión a este país, por las cosas que hicieron, por sus equivocaciones y experiencias que nosotros no vivimos. Cuando recuperamos la democracia, recuperamos esa capacidad del diálogo. Es erróneo construir un Frente Amplio con vetos a posibles conversaciones que son la base de como se hace política.

¿Por qué ese veto, que además es a la izquierda?
Hay cuestiones generacionales, que las entiendo. Una generacion que no tiene los traumas de quienes vivimos en la dictadura y sabemos lo que pasa cuando no hay diálogo. El Frente Amplio no puede vetar a la gente por su historia. Queremos apelar a muchos que no van a votar y esa gente debe ser bienvenida y eso significa no tener una política de vetos por lo que uno hizo en los últimos 30 años de su vida.

Ves en este puritanismo un riesgo…
Sí, totalmente, el riesgo de quedarnos solos y aislados. Yo no creo en el puritanismo en la vida privada y en lo público es muy peligroso, porque no te permite aprender, crecer y construir un discurso más rico y con más posibilidades de interpretar a más gente.

¿Crees que en el Frente Amplio lo colectivo sofoca la individualidad?
Estamos en un esfuerzo de poder generar contenidos desde lo colectivo, eso es distinto a anular que uno tenga opinión. En RD jamás he sentido el veto a la expresión individual. Años atrás, un amigo me dijo que para él la foto de los dirigentes de RD era como la de una de banda de rock, y a mí esa idea me sedujo mucho, porque en una banda hay personalidades, y yo creo en eso. Creo que en un RD que está Kena Lorenzini, dirigenta feminista, lesbiana, fotógrafa, parte de la resistencia a la dictadura, Ramón Griffero, protagonista de la movida underground artística de los 80, con Giorgio Jackson, dirigente del 2011, con gente de regiones, esa diversidad para mí es RD.

La decisión que se tomó contigo habla de una rigidez ¿no?
Totalmente, no se condice con un partido joven que quiere representar a ciudadanos con vidas y experiencias diversas. Y cada vez que me pregunten por esto asumiré la gravedad de lo que hice, no quiero quitarle la gravedad, pero bajar mi candidatura habla de una visión rígida y con poca vocación de poder. Además, es una rigidez que no está en la sociedad chilena. La sociedad chilena vive mucho más libremente de lo que uno ve en el relato público, entonces que RD sea guardián de una moral y de un comportamiento que no es real lo encuentro bien tirado de las mechas, pero bueno, es así y me quedo para pelear que no sea así.

Además, es gente joven, es medio raro, hay algo seductor que tiene que ver con la probidad política, pero si queremos revolución, esta viene con rock ¿o no? Y no es desde la frivolidad que lo digo.
Uno no anda con la hoja de vida limpia ni blanca, tiene hartas anotaciones y hay weás que intentaste tachar, pero que están ahí y puta, eso es lo que hace que uno pueda conversar con otra gente también. Yo renuncié a mi vida en el arte y la cultura, que es un espacio de libertad, para venirme a la política, y quiero que éste sea un espacio donde podamos soñar libremente el mundo que queremos y si la política lo que hace es estrecharnos las posibildades de imaginar, entonces para qué hacemos política. Lo que hace esta sentencia es estrechar ese mundo, ahí está el problema, tenemos la posibilidad de construir algo fresco y eso tiene rock, y si la política no es ese espacio, los ciudadanos no se van a sentir llamados a participar.

¿Defender este lugar sin exclusiones dentro de RD es algo que tenías que defender antes de tu fallida candidatura incluso?
Nunca he sentido que tengo que representar ese lugar, porque es algo que siempre he hecho. Para mí hacer política es sentarme con otra gente y si no, no es. Lo otro es una dictadura militar o religión.

¿Te sientes formando parte de una facción al interior de RD?
En RD, como en todas partes, hay distintas sensibilidades y ésas se organizan para las elecciones, es parte de la vida de los partidos, no creo que haya que tenerle susto. Sería anti político que no hubiesen tendencias.

¿Te decepcionó la actitud de Giorgio Jackson? Su falta de apoyo a tu causa, que es un asunto político, más que personal.
Tienes quepreguntárselo a él, él no es parte del Consejo Político y no estaba ese día. Yo tengo una conversación pendiente con Giorgio y conversaremos en privado.

¿Y con Boric?
No me he juntado, pero me manifestó su apoyo. También recibí la solidaridad de Cristián Cuevas, Ricardo Camargo, Maldonado, son muchos los dirigentes de Frente Amplio que me han dado mensajes de apoyo. Gabriel Boric y Cristián Cuevas fueron especialmente calurosos en su apoyo y en su aguante.

EL FRENTE AMPLIO

¿Qué tiene claro el Frente Amplio?
Tenemos como tres meses de vida pública y construir fuerzas políticas diversas requiere un montón de generosidad y de humildad y en eso estamos. Pedir definiciones a algo tan joven no tiene sentido, porque lo estamos construyendo, además con una urgencia electoral. Lo que sí tenemos son tres principios fundamentales: somos antineoliberales, es decir vamos a disputar la idea que todo debe ser pagado, creemos en la participación, que para ponerle un propósito concreto es cambiar la Constitución a través de una Asamblea Constituyente y queremos una fuerza política que sea formada por partidos, movimientos e individuos. No somos un movimiento ideológico y estas definiciones que te dije son las que nos unen y si nos ponemos a mirar nuestras diferencias quizás tendríamos un libro grande y gordo, pero hemos decidido construir en base a lo común.

Frágil ¿no?
Obvio que es frágil, porque las historias de cada uno son muy diversas, pero creemos que Chile necesita al Frente Amplio y estamos en esto.

¿Cuál es para ti lo central del proyecto del Frente Amplio?
La redistribución del poder. Hoy el poder está concentrado y hay relaciones muy desiguales de salarios, entre el centro y periferia, entre géneros. Cómo hacer una sociedad donde todos los ciudadanos en algunos momentos sí sean iguales y pesen lo mismo. Dotar de sentido a la democracia representativa con participación efectiva y momentos deliberativos, cuestión que hoy está casi ausente de la práctica política. Es por eso que entre los desafíos del FA está generar esos momentos, por ejemplo a través del proceso participativo para generar el programa, para que todos nos sintamos parte de la construcción de las definiciones y la orgánica de este nuevo referente. Sólo así lograremos el 19 de noviembre tener más gente convencida de lo importante de participar.

Yo he visto que son bien reticentes a la crítica.
Es importante no pecar de soberbia ni que no se nos pueda tocar porque somos nuevos y buenos. Debemos aceptar las críticas y que se hable de cosas que no nos gustan. Nososotros lo hacemos de otros movimimientos. Hay que ser autocríticos.

¿Un poco faltos de humor quizás?
Esto se hace con humor y con rock and roll. Con alegría igual, porque ponerle amargura no tiene sentido. En las reuniones de los últimos tres meses me encontré con gente chora, con la que reímos de nosotros mismos, con los que alegamos, claro, pero creo que algo que tenía la política es que se había puesto súper fome y no era un espacio que la gente quisiera habitar. Te daba lata escuchar las discusiones en el Congreso, leer las páginas de política, porque parecía ser una discusión de gente que tiene poder sobre cómo se reparte el poder y no sobre la vida de uno. El desafío que tenemos es humanizar la política, es ponerle cara, ser vulnerable, ser capaz de escuchar, “cabro de mierda, esta weá no la viviste y perdona, pero exijo respeto por mi historia, aunque no te guste mi historia”. Lo que podemos aportarle a la política es la capacidad de no haber endurecido nuestra alma, y no tener esa profesionalidad preocupada únicamente de tener el mejor discurso político para ganar una elección y perder todo el sustrato que debiera alimentar el triunfo de esas elecciones. Si uno escucha a los protagonistas de la Unidad Popular, todos los relatos tienen que ver con seres humanos y no sólo con grandes ideas. Hay que escuchar las críticas y no porque no tengamos pasado político estamos impolutos, creo que eso va a hacer que el Frente Amplio sea una opción.

¿Sientes que entraste en este juego de querer ser perfecta, de perder la humanidad?
No, porque sino no me interesa hacer política. Y creo que parte de la crítica que hay del sector que votó en contra mía, tiene que ver de alguna manera con mi forma de ser, me río fuerte, soy actriz, soy escandalosa, no me cuido de decir ciertas cosas, pero creo que esa es la gracia que tiene gente como yo en política, que podamos ser irreverentes, si no, dejemos que ellos sigan haciendo lo suyo.

¿Fue bueno que el Frente Amplio no se definiera como de izquierda?
Hay partidos como el Liberal y el Ecologista Verde que no se definen de izquierda, pero con los que tenemos puntos en común. No hay que ser de izquierda para creer que el neoliberalismo no es la única manera de vivir, como nos han metido en la cabeza los ultimos 40 años en Chile. No hay que ser de izquierda para querer una Asamblea Constituyente, en fin… La definición de no izquierda pasa por las ganas de tener esa amplitud y no cerrar las puertas.

El Partido Comunista es el partido con más inscritos, ¿crees que es un error que siga en la Nueva Mayoría y no forme parte del Frente Amplio?
Es una muy buena noticia que sean ellos y no la UDI, y creo que el PC es libre de tomar sus decisiones y ya definieron eso.

¿Crees que el Frente Amplio tiene alguna opción sin uno de los partidos de izquierda más tradicionales como el PC o el PS por ejemplo?
Hay un 70% de la gente que no sale a votar y a ellos apuntamos. Y no haremos unión con ningún otro partido que esté en alguna otra fuerza política.

¿Creen en un estado de bienestar?
Yo creo muchísimo en un estado de bienestar, ahora hay que ver cómo se financia y para eso hay que cambiar la matriz económica de Chile. No podemos seguir sacando recursos económicos naturales para que eso nos sustente.

¿Creen en la nacionalización de todos los recursos de este país?
No te podría dar definiciones que no están tomadas, sería irresponsable de mi parte.

¿Cómo se sustenta esto sin el sistema neoliberal?
Oponerse al sistema neoliberal no se soluciona en un gobierno ni en dos ni solo en un país, requiere también cambiar la política internacional. Hoy la economía tiene mucho más poder que cualquier gobierno. Para mí, como Javiera Parada, esto significa generar más democracia, más espacios de deliberación y que la economía no decida todos los aspectos de las personas, eso es lo grande, cómo se hace eso, bueno, estamos trabajando.

¿El fin del sistema neoliberal es realmente una promesa que uno le puede hacer a la gente?
El error de la política en los últimos años ha sido aceptar que no hay otra manera que hacerlo, que las grandes corporaciones tienen derecho a decidir si la hora de trabajo en Vietnam es pagada a un dólar, mientras en Estados Unidos, si cumples con ciertos estándares, pagas el doble. Para nosotros esas no son leyes naturales como lo es la ley de gravedad. No tenemos todas las soluciones del mundo, pero sabemos hacia dónde queremos avanzar.

¿No crees que la elección de Beatriz Sánchez sigue la lógica de los partidos tradicionales, elegir famosos para levantar una candidatura flash?
Ella era una figura mucho antes que se nos ocurriera que podía ser candidata y encarna muchas de las ideas que tenemos. Nosotros éramos muy conscientes de que necesitábamos a alguien que nos ayudara a comunicar el mensaje del Frente Amplio y creemos que la Bea es buena para eso porque lleva mucho tiempo haciéndolo.

¿Cómo crees que le irá a la Bea Sánchez?
Yo creo que será la candidata que ganará la primaria y esperamos que pase a la segunda vuelta.

¿Guillier te parece nefasto?
No. Es candidato de una coalición por la que no voy a votar, pero no me parece nefasto.

¿Crees que deben darle sus votos a la Nueva Mayoría en una segunda vuelta si no son ustedes los que llegan a esa instacia?
Hay distintas posturas en el Frente Amplio sobre eso. Tenemos que tomar esa decisión en el momento que sea, ahora no la hemos tomado. Entiendo que Chile es súper presidencialista, pero para nosotros lo más importante es que esta campaña nos sirva para crear la organización del Frente Amplio y sacar una bancada, de 10 o 12 diputados que pueda influir y que no sea simbólica. Ahí se medirá nuestra fuerza.