El sábado recién pasado La Tercera publicó una entrevista al escritor y columnista, Rafael Gumucio, en donde -entre otras cosas- dice que “me dan mucha risa los escritores jóvenes: lloran en las entrevistas y escriben libros para alabarse y para alabar su clase social (…) se tienen un amor a sí mismos casi infinito. O sea, si un tipo de clase alta hiciera un libro como hace la clase media ahora, ‘me encanta mi colegio y mis compañeros y lo pasamos increíble’, lo matan. Pero si viviste en Cerrillos podís contar ‘el Lucho y el no sé qué’, y es la raja. Me molesta esa autoindulgencia”.

Ese mismo día, el texto provocó un debate en redes sociales y Gumucio apareció respaldado por Matías Rivas, Sergio Gómez y Pablo Simonetti, entre otros. Sin embargo, con el transcurrir de las jornadas, surgieron voces de quienes probablemente sintiéndose aludidos criticaron al autor de “El galán imperfecto”.

“Lo triste de su declaración es que no tiene nada que ver con la literatura”, sostiene el escritor Marcelo Guajardo, recoge El Mostrador. “Les baja el dedo a libros como NancyDu Maurier o Qué Vergüenza, sólo porque están escritos desde otra clase. Su alegato es político. Reaccionario al avance cultural de los grupos medios”, se queja.

En un tono similar, consultado por ese mismo medio, Richard Sandoval, director de Noesnalaferia, apunta que: “leo esas frases de Gumucio como las de un personaje autoritario, molesto con el posicionamiento de nuevas voces, con la incidencia de perspectivas de clase en los espacios de la influencia cultural”.

Sandoval no se queda ahí, y sostiene que “eso es un signo propio de los tiempos. Así como en la política Ricardo Lagos dicta cátedra contra los lolos que vienen a hablar de sus dolores sin valorar lo que una clase hizo por su porvenir en dictadura, Gumucio, indignado con estos cumas que se atreven a hablar del Lucho y sus vaivenes, golpea la mesa para que volvamos a admirarlo a él y a su forma de comunicar, propia de la transición. Gumucio es el Ricardo Lagos de la literatura”.

Tras la intervención de estas personas, la polémica prosigue este jueves luego de lo que escribe Robert Merino en Facebook. “De los escritores que le dieron como caja a Rafael Gumucio en El Mostrador, no cacho a ninguno”.

En tono irónico Alvaro Díaz le espeta: “es porque pierdes el tiempo leyendo a Henry James, Samuel Beckett y otros calados en vez de arrojarte a los autores jóvenes autoeditados. Vence el miedo”.

También interviene Juan Cristóbal Guarello, periodista deportivo, quien dice “creí que Richard Sandoval era un lateral derecho de Deportes Curicó. Debe ser aguerrido en la marca, a Gumucio le entró en plancha”.

“Richard, tú no eres un escritor joven, eres un opinólogo palabrero no más sin vuelo poético ni lecturas. Estay bueno para diputado”, lanza Gumucio desde su cuenta de Facebook.

Así las cosas, habrá que ver si el asunto muere ahí o sigue escalando en redes sociales o los lugares donde los aludidos decidan.