Acaso sea no sólo la forma que tienen de jugar sus equipos, sino su discurso lo que convierte a Marcelo Bielsa en un DT que deja huella donde va. Para muestra, Chile. Bueno, precisamente de Chile y de Jorge Sampaoli habla el rosarino en un seminario de fútbol donde compartió con el italiano Fabio Capello y Tite, el DT que tiene a Brasil como un Boeing.

Además de referir que en su opinión, en su valoración, “cuando un entrenador es contactado para dirigir en el extranjero debe entender que ha de aportar algo diferente a lo que poseen”, Bielsa apunta a cómo los medios de comunicación manipulan las circunstancias y predisponen emocionalmente a la gente.

“Resulta que el procedimiento educativo más poderoso que tiene la sociedad ya no son más las escuelas, son los medios de comunicación, porque los medios de comunicación influyen más que la familia y que la escuela, que son los elementos genuinos de formación, porque es una vergüenza que los medios de comunicación eduquen a la gente, porque los medios de comunicación tienen intereses específicos, y la educación tienen intereses diferentes a los medios de comunicación, y la familia tiene expectativas diferentes a los medios de comunicación. Entonces, por qué digo esto, porque usted, el mismo argumento que se utiliza para amplificar un comportamiento en la victoria, es el que se utiliza para condenar el comportamiento en la derrota y lo traduzco: Si Neymar recupera la pelota, contraatacamos y hacemos un gol y ganamos ocho partidos seguidos, “mirá lo domesticó a Neymar, hizo que Neymar fuera colectivo en vez de individual”, pero el día que pierda “este burro en vez de hacerlo a Neymar jugar al lado del arco, lo hace perseguir al marcador de punta rival”. Y eso es la especialidad de los medios de comunicación. Los medios de comunicación se especializan en pervertir a los seres humanos, según victoria o derrota”.

A partir de esa exposición, referida a la manipulación, y al ser consultado por Sampaoli, plantea que: “la falsa modestia es una cosa que yo rechazo mucho porque es inducir al otro a que piense lo contrario de lo que estoy diciendo. Entonces es como una especie de manipulación que uno hace del otro (…) dicho eso, yo creo Sampaoli no es un discípulo mío, porque esa palabra no la compatibilizo conmigo y he notado que él es mejor que yo. Y no lo digo por falsa modestia.Mire, una de las virtudes de los entrenadores es la flexibilidad; es decir, no enamorarse de sus propias ideas. Pero a su vez uno tiene que enamorarse para convencer, porque si no cree a muerte, entonces… Hay una mezcla de humildad para no ser soberbio y no cambiar de idea y una necesidad de convicción para defender las ideas que elijo. Yo no cedo a mis ideas, y no lo digo como una virtud, lo digo como como un defecto. Sampaoli sí cede en sus ideas, porque tiene un poder de adaptación que yo no tengo, eso lo hace mejor que yo, indudablemente”.