El PPD salió a aclarar, mediante una declaración pública, cualquier atisbo de duda en cuanto a que si proclamarán o no a Alejandro Guillier en la Junta Nacional del próximo sábado, esto luego de las palabras del propio timonel Gonzalo Navarrete respecto de seguir conversando, y los cuestionamientos de algunos parlamentarios como los senadores Jaime Quintana y Felipe Harboe.

“Alejandro Guillier representa nuestra opción de futuro, lo que se ha manifestado en todas las instancias regulares del partido y será ratificado en el Consejo Nacional partidario, el que se realizará este sábado 13 de mayo”, dice el texto.

Agrega además que “nuestro partido se desplegará con entusiasmo y convicción para que los ciudadanos y ciudadanas que aspiran a un país con un futuro más inclusivo, justo y solidario apoyen la opción que representamos los partidos y los independientes en torno a la figura de Alejandro Guillier”.

“Para el PPD esta es una polémica artificial, puesto que tras un proceso de reflexión nos asiste el pleno convencimiento y convicción que el mejor candidato para enfrentar a la derecha en las próximas elecciones presidenciales es Alejandro Guillier, quien encarna el liderazgo de un proyecto social y progresista que el país requiere, representado en su claro domicilio en la centroizquierda”, aclara.

Para cerrar y despejar aún más el asunto, sostiene que “la construcción de una idea de país y una propuesta programática por parte de los partidos y la ciudadanía, tal como lo señaló el abanderado Alejandro Guillier en nuestra Comisión Política el lunes pasado, es un proceso abierto y colaborativo. El PPD aportará con los temas que hemos venido trabajando, poniendo énfasis en una agenda de derechos garantizados para los chilenos”.

Según recoge La Segunda este miércoles, Harboe se queja de que aún no se ve una propuesta programática consistente. Además, que hay ausencia de una estrategia de campaña.

Quintana, por su parte, dice que “en la conformación del comando estamos contra el tiempo”. De todos modos, admite que Guillier ha abierto los brazos.