Una treta para salir del país terminó siendo el cáncer que decía padecer Rafael Garay, formalizado y en prisión preventiva por estafas por unos 1.800 millones de pesos.

Mañana jueves 11 de mayo, Garay vuelve a ser interrogado por el fiscal José Morales, el mismo al que siete días atrás le confesó que había inventado la enfermedad, consigna El Mercurio.

“Es un tumor de rápido crecimiento, compuesto por una mezcla heterogénea de células tumorales astrocitarias pobremente diferenciadas, con pleomorfismo, necrosis, proliferación vascular y frecuentes mitosis. Puede manifestarse a cualquier edad, pero afecta principalmente a adultos, con un pico de incidencia entre los 45 y los 70 años. Se presenta habitualmente en los hemisferios cerebrales, siendo menos frecuente su localización en el tronco del encéfalo o la médula espinal. A pesar de todo el arsenal terapéutico, su pronóstico es infausto, con una mediana de supervivencia de aproximadamente 14 meses”.

El párrafo anterior, cita El Mercurio, es precisamente lo que el ingeniero comercial leyó en Google antes de contar, hace ya casi un año, que tenía un tumor maligno, irremediable.

Garay contó a Morales que la comentada enfermedad la había inventado para poder salir del país. La confesión coincide entonces con los antecedentes recopilados por el Ministerio Público respecto de sus atenciones de salud.

El mismo día de la confesión, el experto kudo depositó ante el tribunal correspondiente unos 500 mil pesos, esto para reparar el mal causado.