La Fiscalía Nacional Económica instruyó abrir una investigación contra las empresas de telefonía móvil Entel, Movistar, y Claro tras el reclamo interpuesto por WOM, firma que acusa competencia desleal.

“En las diligencias efectuadas en las causas indicadas en los puntos 2) y 3) de los vistos de esta Resolución, se hallaron indicios de la posible ejecución de prácticas de bloqueo o no habilitación de equipos terminales de telefonía e internet móvil”, se lee en la resolución de la FNE.

Asimismo el ente fiscalizador advierte que “los potenciales efectos de las conductas de bloqueo no habilitación radican, por un lado, en excluir o limitar el desenvolvimiento competitivo de la compañía concesionaria a cuya banda no es posible acceder a través de los equipos; y, por otro lado, en privar a los usuarios del servicio de telefonía e internet móvil del acceso a parte del espectro radioeléctrico, pese a la compatibilidad de su equipo terminal”.

A juicio de la FNE, de ahí la instrucción de investigar, “la conducta de bloqueo o no habilitación podría ser indiciaria de eventuales infracciones a la libre competencia”.

En simple, WOM se queja de que sus competidores en el mercado de la telefonía móvil han incurrido derechamente en demorar y bloquear el acceso a sus redes, lo que dificulta la libre portabilidad y elección por parte de los usuarios.

“Esta denuncia contiene suficiente evidencia para demostrar que los tres incumbentes han hecho abuso de su posición dominante de forma colectiva y lo presentamos de esa manera porque se ha dañado  a millones de chilenos quitándoles la posibilidad de elegir libremente la compañía o el servicio que quieran tener. La ley de portabilidad numérica dice que los equipos debiesen funcionar para todas las compañías, pero ha habido una interpretación ‘creativa’ de la normativa para que los equipos no puedan ser usados en nuestra red”, explica Chris Bannister, el CEO de la firma, según recoge La Tercera.