Hasta ahora el único miembro del Alto Mando de Carabineros involucrado en el megafraude a la institución era el exdirector de finanzas y jefe del escalafón de Intendencia, general (r) Flavio Echeverría, quien se mantiene en prisión preventiva, junto al resto de los cabecillas de la denominada “Mafia de la Intendencia”. Pero esta situación podría cambiar. A raíz de los avances en la investigación y declaraciones de los propios formalizados, el Ministerio Público citará a declarar a dos ex generales antecesores de Echeverría. Se trata de los generales en retiro Julio Pizarro Konga e Iván Whipple Mejías.

El general Iván Whipple pasó a retiro en 2011, cuando fue sucedido por Flavio Echeverría en la dirección de Finanzas. Luego, se desempeñó como gerente de crédito y cobranza de la Cooperativa de Carabineros, cargo que dejó el 31 de marzo pasado, 25 días después que se destapara el millonario fraude.

En declaraciones a TVN, Whippley descartó que estuviera en conocimiento del fraude: “No tengo conocimiento absolutamente de ninguna de estas situaciones. La culpa es no haberlo detectado, pero no teníamos los medios ni las herramientas como director de Finanzas para haberlo detectado”, dijo el general, afirmaciones que ahora deberá comprobar ante el fiscal del caso, Eugenio Campos.

En tanto, el general Julio Pizarro Konga también fue director de finanzas de la institución. Ambos han sido mencionados por los inculpados, ya que habrían formado parte del mega fraude que se extiende desde al menos el año 2006. La Fiscalía indaga, entre otros detalles, el origen de sus patrimonios y su eventual participación en el fraude.

Villalobos responde a diputados

Ayer durante la mañana, la comisión investigadora de la Cámara de Diputados volvió a recibir al general director Bruno Villalobos, quien estuvo acompañado por el Alto mando, para que contestara las preguntas de los parlamentarios sobre las razones que permitieron la millonaria malversación que ya alcanza los 17 mil 500 millones y que podría aumentar hasta 25 mil millones. Esto porque aún quedan pendiente la revisión de las cuentas corrientes de la institución entre los años 2006 y 2010, además de la cuenta de gastos operacionales, desde donde, según el sumario interno de Carabineros, ya se detectó que se extrajeron 4 mil millones de pesos.

Entre las causas mencionadas para el explicar el fraude, el general Villalobos, junto al general director de Finanzas, René Ureta, sostuvieron que hubo vulneración de control jerárquico y falta a la ética. Además, expusieron las medidas que está llevando adelante la institución para superar la crisis, entre las que incluso habrá modificaciones a la infraestructura de las oficinas de finanzas para mejorar la transparencia y fiscalización.

Otro de los puntos abordados durante la comisión fue el uso de gastos reservados. Esto a raíz de la investigación que lleva adelante la fiscal Macarena Cañas para determinar si existen ilícitos o uso inadecuado de los recursos públicos.

Esto luego que el general Flavio Echeverría en sus declaraciones ante la Fiscalía, denunciara irregularidades en esta área.

Casi al final de la sesión, Villalobos confirmó que desde marzo él personalmente asumió el control de los gastos reservados y descartó que estos se utilizaran para sobresueldos u otros fines ajenos a los que ley determina. Sin embargo, reconoció que anterior a esto era Echeverría quien gestionaba estos recursos.

“Antes la distribución la tenía el director de Finanzas, de acuerdo a las instrucciones que yo le había dado que tenía que ser entregado exclusivamente a las altas reparticiones. El tenía la plata, hacía la distribución y yo firmaba el certificado”, sostuvo la máxima autoridad de la institución.