Aduana de Chile reveló que el decomiso de marihuana, cocaína y pasta base, en 2016, alcanzó un total de 1.963 kilos de droga cuyo origen fue boliviano, equivalente al 81 % del total.

Según difundió Emol.com, los casos de narcotráfico superan a los de contrabando, situación que ha generado una profundización de los lazos de cooperación con su par de Bolivia en la frontera.

La información se entrega días después de que el Gobierno boliviano movilizara a un escuadrón militar de élite hacia la frontera con Chile, con el fin de combatir el contrabando, acción que causó una serie de opiniones diversas.

Claudio Sepúlveda, director nacional en funciones de Aduana Chile, dijo que “el trabajo de cooperación internacional con las Aduanas de los países vecinos es permanente pues el flagelo del contrabando es un problema que nos afecta a todos”.

“En frontera existe buena camaradería y coordinación entre los servicios de Aduanas de ambos países”, apostilló.

Las declaraciones se dan en momento en que en la ciudad chilena de Iquique, en el norte, se encuentran nueve funcionarios bolivianos detenidos desde el pasado marzo, en el penal de Alto Hospicio, acusados presuntamente de contrabando, situación que ha tensado las relaciones entre ambos países.

Sepúlveda indicó que “dada la naturaleza de nuestra frontera terrestre y también debido a los flujos de inmigración de los últimos años, gran parte de los controles que realiza Aduanas tienen como objetivo cargas, personas y vehículos provenientes desde Bolivia y Perú”.

Asimismo, los antecedentes indican que el ingreso de la totalidad de la droga proveniente de Bolivia ha ocurrido, hasta ahora, por la frontera norte de Chile.

Ambos países tienen una frontera de común de casi mil kilómetros que son resguardados por Carabineros de Chile y militares de Bolivia.

En 2016 se realizaron un total de 414 procedimientos por sustancias ilícitas y drogas controladas por la Ley 20.000, es decir marihuana, cocaína, pasta base, LSD, entre otras, y en 2017 ya se registran 173 casos.