Luego de que los especialistas forenses confirmaran que el cantante de Soundgarden se suicidara ahorcándose con una correa alrededor de su cuello mientras se encontraba en el baño del hotel donde se hospedaba, su esposa, Vicky Cornell, afirmó que maneja una teoría al respecto.

Por medio de un comunicado público, Vicky manifestó en primer lugar que en las horas previas a su muerte, encontró “extraño” a su marido, por lo que le preguntó si pasaba algo. La respuesta del vocalista fue que “puede que me haya tomado un Ativan extra o dos”.

Tras enterarse que se había administrado este relajante muscular y amnésico, Vicky asegura que Cornell no estaba en su sano juicio en esos fatales momentos previos a su suicidio, dijo, por sobredosis.

Vale decir que el abogado de la familia enfatizó que el músico era adicto en recuperación, por lo que Vicky está esperando las pruebas toxicológicas.

“La familia cree que si Chris se quitó la vida, no sabía lo que estaba haciendo y que las drogas u otras sustancias pueden haber afectado a sus acciones”, advirtió.