La campaña presidencial está desatada, con todo lo que eso implica. Y así fue entonces que Sebastián Piñera se lanzó sin eufemismos a cuestionar a la Nueva Mayoría, horas después de recibir una sutil crítica de parte de Bachelet.

“La Nueva Mayoría se va a aferrar al poder con dientes y uñas, porque les gusta (…) están acostumbrados a vivir con la calefacción del Estado y le tienen terror a perderlo y por eso van a hacer críticas por lo que hacemos y lo que no”, dijo el candidato de RN, la UDI y el PRI.

Tras proferir esas palabras, Piñera hizo foco en otra cosa y aseveró que de todos modos no piensa en el bloque oficialista, sino que en su compromiso. Que es uno solo, dice. “Chile y en sacarlo del pantano, de la frustración y la desesperanza en que está hoy, ponerlo nuevamente con liderazgo y dinamismo e la senda del progreso y del desarrollo es mi único norte”.

La reacción de Piñera se produjo luego de que Bachelet, en una actividad en Concepción, dijera que “al llegar el Gobierno había un número muy importante de papelitos, o sea, de subsidios de papel, pero que no tenían ninguna representación real (…) Nosotros en este tiempo hemos avanzado en todo esto”.

“Lamento que se hable sin información. Durante nuestro Gobierno entregamos 800 mil soluciones habitacionales, en Chile hay aproximadamente cinco millones de hogares y por lo tanto, uno de cada cinco hogares chilenos obtuvo su solución habitacional durante nuestro Gobierno y en esta región hicimos algo equivalente”, respondió Piñera sobre el particular.