El general (r) de Carabineros, Iván Whipple, profundizó en el milonario fraude al interior de Carabineros llamado “Pacogate”, todo esto luego de enterarse que el Ministerio Público puso la lupa sobre su persona tras dar con la información de que el desfalco empezó cuando él se encontraba en servicio.

En conversación con El Mercurio, el antecesor de Flavio Echeverría en la Dirección de Finanzas de Carabineros recordó que tras salir de Intendencia llegó a la cooperativa de los pacos como gerente de créditos. De esos años recuerda que “recibía dos sueldos: la pensión como general y mi sueldo como gerente. Eso me permitió tener capacidad de ahorro”.

Añadió que en marzo el gerente general de esa pega le preguntó si sabía algo del millonario fraude. Al respecto admitió que su reacción “primero fue incredulidad, porque entre las personas que figuraban a algunas las conocí de subteniente y a otras, como aspirantes. Y la confianza que existe con las personas… costaba creer. Pero después, cuando fueron dándose nuevas aristas, conociéndose situaciones, el golpe fue demasiado fuerte. Porque se perdieron lo que uno aprende en la escuela y lo que uno enseña a los oficiales nuevos: los principios, los valores, honestidad, etc. Y esos son los principios con que debe trabajar Carabineros”.

Precisó que aquello ocurre “por querer llegar a tener algo sin hacerlo en forma honesta. A lo mejor el consumismo; usted sabe lo que se está viviendo en el país a nivel de distintas instituciones; todo ha sido un quiebre en lo que se refiere a este aspecto de principios. Entonces, por ahí creo que va esto. Los valores son los que se han ido a otro lado”.

Al ser consultado por el hecho de que la fiscalía fijara la mirada en su persona por el periodo en que empezó el fraude, contestó que “hay que ver de dónde viene la acusación, en primer lugar. En segundo lugar, si a mí me citan a declarar, yo no tengo ningún problema. Yo tengo mi conciencia tranquila. Lo que tengo (sus bienes) es en base al trabajo de 38 años en Carabineros, 5 años en la Cooperativa de Carabineros como gerente de crédito; dos años antes de entrar a la Escuela de Carabineros, que también estuve trabajando… o sea, son 45 años de trabajo. Mi señora lleva 37 años trabajando: fue ejecutiva bancaria, llegó hasta agente. Actualmente trabaja en la Mutual de Carabineros”.

Respecto al contador auditor indagado por el Ministerio Público, Eduardo Pardo, que llegó a trabajar a Carabineros en 2007 cuando Whipple era director de Finanzas, detalló que “lo conocí cuando llegó en la labor que desarrollaba en el Departamento 1”. “Parece que fue el coronel Pérez Barría”, recuerda no tan seguro sobre la persona que lo habría llevado.

En otros pasajes, Whipple aseguró que no está seguro si se inició el fraude en la Dirección de Finanzas cuando fue director. Eso sí, confesó que “puede ser, porque uno cree en las personas, que están actuando bien y haciendo las cosas bien, y trabajando para lo que uno está en el proyecto respectivo. Pero el golpe es fuerte. Ahora, la cantidad de personas que han salido en las formalizaciones, uniformados, civiles, en retiro, familiares… o sea, es una cuestión que no tiene ningún sustento. Y los involucrados que están, como usted me dice, el caso de Pardo, los que están en el área informática… O sea, para poder detectar una situación de ese tipo el director de finanzas, en este caso yo, si no lo pudo detectar la Contraloría en las revisiones, que son profesionales del área, ¡qué le vamos a hacer!”.

A renglón seguido, recalcó que “si hubiera sospechado de algo, quiere decir que tendría la duda de que algo se estaba haciendo. Pero en ningún momento tuve una duda en este sentido. Lo que sí, a los inicios, en los controles de las administraciones de caja, que eran las unidades contables que había en cada prefectura a nivel nacional, vi que los controles eran muy débiles. Entonces, conversando con mi general José Bernales le presenté un proyecto y lo acogió, mediante el cual se eliminaron las administraciones de caja a nivel de prefectura, y creamos departamentos contables a cargo de un coronel o comandante”.

En otros pasajes de la conversación con El Mercurio, el general (r) dijo que “yo como general estoy preocupado de la parte estratégica, no de la parte operativa. Quienes me tienen que reportar son los respectivos jefes. Entonces, ¿cómo no me di cuenta? Si yo no firmaba cheques, si yo no iba a revisar esas situaciones”.

Agregó que “el golpe es fuerte. Pero quien terminó con el escalafón de intendencia no fue el general Bruno Villalobos, fueron los que están detenidos. Ellos son los culpables de esta situación”.

A su vez, dejó clarito que “gastos reservados en sobres, como director de Finanzas, yo jamás hice. Y no es tarea de un general”.

Sobre la figura de Echeverría, admitió que “nunca hubo una relación cercana; era más de jefe a subalterno en el año 2011”.

En cuanto al director González Jure, reconoció cercanía y que en sus conversaciones “me dice Gustavo: ‘¡Cómo no me di cuenta antes de este desfalco!’. ‘Oye’, le respondí, ‘cómo te vas a dar cuenta de algo en que no tienes ninguna injerencia o control’. No me di cuenta yo, que estaba en la función, cómo se iba a dar cuenta él. Entonces, no hay sustento”.

“Yo estoy tranquilo, porque no he hecho nada. Y lo que tengo, lo tengo en base a préstamos bancarios, préstamos institucionales”, cerró.