A eso de las cuatro de la tarde, el defensor de Colo Colo, Julio Barroso, salió a aclarar algunas cosas por medio de un comunicado que publica en redes sociales. En lo medular, desmiente haberse agarrado a cornetes con Guede, que nunca le dijeron que debía irse, y que siempre, por sobre todo, quiere que a Colo Colo le vaya bien.

“Quiero dejar en claro que nunca llegaría a agarrarme a puños con un entrenador, segundo que tengo una relación con Pablo (Guede) que muy pocos conocen y ya la semana anterior me habían informado que contaba conmigo, así que no fue mi preocupación lo que se dijo”.

Afirma además que “desde que llegué a Colo Colo solo dije una cosa, la cual sostengo día a día, que venía para ser campeón. No busco para nada ser ídolo, líder y mucho menos creerme más importante que la institución, eso lo buscan las personas que necesitan reconocimiento todo el tiempo, no es lo que sigo y nunca lo va a ser, con lo que tengo soy demasiado feliz”.

“El día que toque irme, sea por la decisión del entrenador, de la dirigencia o por no estar al nivel que el club exige; lo diré como siempre hago, de frente, no necesito mediadores, para comunicar las decisiones que crea convenientes”, dice Barroso, quien se queja de que una cosa es la crítica futbolística y otra muy distinta, querer dañar la imagen de alguien.