Polémica generó en una serie de personeros de derecha, una imagen del fundador de Iguales y activista por la diversidad, Luis Larraín, quien subió una imagen de la bandera multicolor con la imagen de Jaime Guzmán.

La imagen subida a Instagram decía que “miren con lo que me encontré en la concentración organizada por la @feuc2017 por la censura de la secretaria general a las actividades de la semana de diversidad y género”.

Miren con lo que me encontré en la concentración organizada por la @feuc2017 por la censura de la secretaria general a las actividades de la semana de diversidad y género ✊🏼🌈. #Santiago #SantiagoCentro #UC #PUC *** A propósito de algunos comentarios, aclaro lo siguiente: 1. Subir esta foto no equivale a hacer ninguna aseveración. Nadie tiene cómo comprobar si JG fue efectivamente gay o no, pues la persona que más lo ha investigado, su sobrino Ignacio Santa Cruz, no encontró ninguna evidencia. 2. Es indesmentible que en el imaginario colectivo está instalada la idea de que JG era o puede haber sido gay. Es una especie de icono pop. No es algo que yo haya inventado. En todo caso, subir una bandera no significa nada. Vladimir Putin aparece en muchas banderas del arcoíris y no por ser gay. Esto fue un acto de protesta utilizando la imagen del conservadurismo. 3. Solo encuentra que es una falta de respeto o incluso una agresión subir esta foto, como algunos me han dicho, quien cree que ser gay o asociarse al mundo gay es malo. Si no, ¿qué tiene de irrespetuoso o agresivo? 4. El asesinato de JG es un crimen totalmente repudiable y lamento que algunos de los responsables hayan escapado de la justicia. Esto me parece tan obvio que no se me ocurrió que fuera tema, pero leí que para algunos lo fue. Le ofrezco mis más sinceras disculpas a cualquiera que haya sentido que no estaba respetando la memoria de un hombre asesinado. ***

Una publicación compartida de Luis Larrain (@luislarrain) el

La foto llegó hasta la diputada de la UDI María José Hoffmann, quien criticó duramente a Larraín, reclamo que tuvo eco en el sector más conservador de este país.

La parlamentaria gremialista le reclamó a Larraín en Twitter, argumentando que “no respetar imagen de Jaime, un senador asesinado, para usarlo en tu causa habla de tu hipocresía con el respeto y la tolerancia”.

La respuesta de Larraín no tardó en llegar, al sostener que “Diputada, solo cree que es una falta de respeto quien piensa que la diversidad sexual es negativa y no un valor, como yo lo pienso”.

A pesar de lo anterior, Larraín se dio el tiempo de escribir una explicación por la imagen, en la que sostiene que “subir esta foto no equivale a hacer ninguna aseveración. Nadie tiene cómo comprobar si JG fue efectivamente gay o no, pues la persona que más lo ha investigado, su sobrino Ignacio Santa Cruz, no encontró ninguna evidencia”.

Al mismo tiempo asegura que “es indesmentible que en el imaginario colectivo está instalada la idea de que JG era o puede haber sido gay. Es una especie de icono pop. No es algo que yo haya inventado. En todo caso, subir una bandera no significa nada. Vladimir Putin aparece en muchas banderas del arcoíris y no por ser gay. Esto fue un acto de protesta utilizando la imagen del conservadurismo”.

En el siguiente punto Larraín añade que “solo encuentra que es una falta de respeto o incluso una agresión subir esta foto, como algunos me han dicho, quien cree que ser gay o asociarse al mundo gay es malo. Si no, ¿qué tiene de irrespetuoso o agresivo?”.

Finalmente declaró que “el asesinato de JG es un crimen totalmente repudiable y lamento que algunos de los responsables hayan escapado de la justicia. Esto me parece tan obvio que no se me ocurrió que fuera tema, pero leí que para algunos lo fue. Le ofrezco mis más sinceras disculpas a cualquiera que haya sentido que no estaba respetando la memoria de un hombre asesinado”.