La modelo, actriz, rostro de farándula, o lo que sea, Kim Kardashian, protagonizó un bochornoso episodio horas atrás cuando trató de homenajear a las víctimas de la tragedia del Manchester Arena.

Resulta que la mujer subió una foto en su cuenta de Instagram en donde escribió: “estoy rezando por todos quienes están en Manchester. Esto realmente no tiene sentido y es muy angustioso. No puedo ni imaginar el miedo y la agonía que deben estar sintiendo los padres que están buscando a sus hijos. Se supone que los conciertos son lugares donde puedes soltarte y divertirte. Da tanto miedo el no sentirse seguro en el mundo. Mi corazón está con Ariana Grande. Te amo”.

Hasta ahí, al leer el mensaje, todo bien. Pero el problema es que iba anexado a una imagen en la que aparecía ella, su hermana Kendall, y Ariana Grande webeando en una fiesta.

Tras recibir comentario del tipo que la foto no daba con el tono, Kardashian optó por borrar la publicación.